Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Peligra la reforma sanitaria de Obama

Scott Brown, eufóricoReuters
Los republicanos se han hecho este martes con el escaño que había dejado vacante en el Senado el demócrata Ted Kennedy gracias a la victoria del candidato Scott Brown en las elecciones celebradas en Massachusetts y que han dejado sin 'supermayoría' en la Cámara Alta al partido del presidente Barack Obama, lo que tensa más aún los debates sobre legislaciones clave como la reforma sanitaria.
La Fiscal General del Estado, Martha Coakley, nada pudo hacer contra Brown, que logró la victoria gracias al respaldo del 52 por ciento del electorado. La representante demócrata obtuvo sólo un porcentaje de apoyo del 47 por ciento, según datos oficiales con el escrutinio ya concluido.
Un político en alza
Brown ha pasado de ser prácticamente un desconocido a convertirse en uno de los políticos más nombrados por la importancia de su triunfo.
En su primer discurso como vencedor, ya anunció que haría valer su voz en el Senado para posicionarse en contra de la reforma sanitaria. "La gente no quiere este plan sanitario de un billón de dólares al que se está llevando al pueblo estadounidense", afirmó ante una multitud que coreaba el número 41, el que permitirá a los republicanos romper el bloque de 60 legisladores que hasta ahora ostentaban los demócratas.
Brown se ha mostrado satisfecho por haber dado la vuelta a los pronósticos que hace semanas le auguraban una segura derrota en un feudo tradicionalmente del partido rival. "Pensaban que les pertenecía este escaño. Pensaban que no podían perderlo", indicó, consciente de que pone fin a décadas de victorias demócratas. Desde 1972 no ganaba un republicano en Massachusetts.