Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pascual y Vilalta podían escuchar la radio "si se portaban bien"

Así lo ha explicado la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), Núria Parlón, quien fue a recibir a los cooperantes en el Aeropuerto de El Prat y tuvo la oportunidad de intercambiar palabras con ambos.
Roque Pascual está muy vinculado con esta localidad, ya que es tesorero del equipo de fútbol local, la Gramenet. "Comentaron que habían sido unos meses muy duros, viviendo en situaciones muy difíciles, pero remarcaron que fueron bien tratados", ha agregado Parlón.
La alcaldesa ha apreciado que ambos se encuentran en buen estado de salud. Sobre Pascual, ha indicado que estaba "muy contento, con el buen sentido del humor que lo caracteriza, y con sus dotes organizativas y de mando estaba planificando su agenda futura".
No tienen constancia de ningún pago por el rescate
Parlón ha recordado que la ciudad ha estado muy pendiente de la evolución de los hechos durante los nueve meses que ha durado el secuestro, y ha valorado positivamente las gestiones hechas por el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Gobierno.
"Roque estaba mucho más delgado pero anímicamente muy positivo", ha asegurado Parlón.
Por otra parte, el director de comunicación de la ONG Barcelona Acció Solidària, Josep Ramon Giménez, ha asegurado que durante el secuestro, los cooperantes escuchaban la radio, no música.
El también cooperante ha recordado que los miembros de la ONG están eufóricos y emocionados y ha constato que el Gobierno no les ha dado ningún detalle de la operación y tampoco tienen constancia del pago de un rescate.

Orgullosos del Gobierno
"Nos consta que el Gobierno español ha hecho un esfuerzo diplomático muy importante con todos los gobiernos de la zona". "Nos sentimos muy orgullosos de nuestro gobierno", ha dicho Vilalta, quien ha destacado las muestras de apoyo en Catalunya (como la concentración semanal en Barcelona) y toda España, porque les ha hecho resistir "un secuestro tan salvaje". También ha resaltado la "moderación" de la prensa.
"Es un día personalmente importantísimo para nosotros" (ha añadido) porque han sido nueve meses "muy duros". "Ya somos libres, y estoy muy contento y muy emocionado". Ha agradecido la presencia en el Aeropuerto de tanta gente, y la contribución de tanta gente también por su liberación. Unos 50 miembros de la ONG Barcelona Acció Solidria sostenían, embargados por la emoción, una gran pancarta que rezaba 'Bienvenidos'.
"Nos han tratado de una manera correcta. Hemos vivido, comido y dormido como ellos", ha dicho, aunque añadiendo que los captores les han "arrancado" nueve meses de su vida. "Ha sido muy duro no tener a la mujer, los hijos, los padres y el entorno cerca, pero hemos mantenido la esperanza hasta hoy".
Vilalta, con pantalón marrón, polo azul claro con gafas de sol en el cuello, deportivas blancas y una muleta por el disparo que sufrió en una pierna el día del secuestro, ha sido recibido con un gran aplauso junto a Pascual, con pantalón y polo beige y junto a su madre.
Un proceso "largo y complicado"
Pascual ha descrito el proceso de liberación como "largo y muy complicado" y ha insistido en el agradecimiento al Gobierno y en el trato de los raptores, que les trataron "correctamente pese a las carencias en que viven, que son grandes". Después, ha pedido, bromeando, unos días de descanso, solo, y con la familia, "y ya hablaremos".
"Intentaré devolveros el disgusto tan grande que os he producido, durante el resto de mi vida", ha dicho a su familia, momento en que Vilalta se ha emocionado. "He perdido 22 kilos", ha señalado Pascual a sus allegados tras atender a los medios.
La madre del cooperante ha agradecido con muestras de alivio y de enorme alegría el apoyo ciudadano y de la prensa: "Muchas gracias por todo", ha aseverado fundiéndose en un abrazo con algunos de los presentes, periodistas incluidos.
Estas han sido las principales palabras de sus breves discursos tras recibirles familiares; unos 50 miembros de la ONG; el presidente de la Generalitat, José Montilla; el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu; la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlón, y el delegado del Gobierno en Catalunya, Joan Rangel.
Se reúnen con su compañera cinco meses después
La cooperante Alicia Gámez, también apresada pero liberada el 10 de marzo, ha recibido a sus compañeros aunque no se la ha visto en público. "Mi felicidad será completa cuando regresen Albert y Roque", había dicho Gámez a su llegada a Barcelona.
El presidente de la Generalitat, José Montilla, se ha congratulado por el regreso de los cooperantes, porque les ha llegado el momento de disfrutar junto a sus familias: "Es un momento de felicidad para todos ellos y para Catalunya". En un breve discurso, ha constatado que también es un momento de felicidad para toda la gente que se ha movilizado.
"Siempre habéis mantenido la esperanza a la que hacían referencia ellos", ha dicho en alusión a los discursos inmediatamente anteriores de los dos cooperantes. Como ya había hecho el lunes, Montilla ha agradecido el trabajo del Gobierno español y de todos los que han contribuido a la liberación de los rehenes.