Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pasado, presente y futuro para celebrar los 30 años del fallido golpe de Estado

Aniversario del fallido golpe de Estado del 23-FReuters
El Rey y políticos de hoy y de hace 30 años han unido sus voces para recordar que el fracasado golpe de Estado del 23-F de 1981 supuso el triunfo de la democracia y para reconocer que la España actual está "mucho mejor" que la de hace tres décadas.
Treinta años después, los principales líderes políticos de la época han vuelto al Congreso para compartir mesa y mantel, por primera vez desde entonces, en un almuerzo ofrecido por el presidente de la Cámara, José Bono, al que han acudido también el Rey y el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.
Junto a ellos, se han sentado Felipe González, Manuel Fraga, Santiago Carrillo, Miquel Roca, Alejandro Rojas Marcos y Landelino Lavilla.
Mejor que hace 30 años
Don Juan Carlos, quien ha confesado a la prensa que esta noche ha dormido mucho mejor que aquel otro 23 de febrero, no ha tenido dudas a la hora de destacar la positiva evolución de España en estas tres décadas: "Estamos mucho mejor", ha dicho.
Tras la comida, el monarca, flanqueado por Zapatero y Bono, ha asegurado que se ha "divertido mucho" intercambiando sus recuerdos del pasado, hablando "de España" y también del futuro.
El Rey y el resto de comensales se han fotografiado después en la Puerta de los Leones, antes de que todos ellos, excepto don Juan Carlos, que ha regresado a la Zarzuela, entraran en el hemiciclo para participar en una inusual sesión de recuerdo de aquel día.
Un recuerdo que, según coinciden los políticos de ayer y de hoy, debe tenerse siempre presente para no olvidar que finalmente venció la democracia.
El Congreso recuerda a Adolfo Suárez
Muchos parlamentarios actuales han compartido escaños en el salón de plenos con 144 diputados que aquel 23 de febrero estaban en el hemiciclo cuando el teniente coronel Antonio Tejero interrumpió la votación de Leopoldo Calvo Sotelo como nuevo presidente del Gobierno, en sustitución de Adolfo Suárez.
Estas dos figuras, el primero fallecido en 2008 y el segundo con una enfermedad neurodegenerativa, han sido reivindicadas en el Congreso, donde también ha habido palabras de elogio para la actuación del Rey, que, en palabras de Felipe González, fue quien inclinó "el fiel de la balanza"; "y se inclinó de la parte buena", ha anotado.
José Bono ha aprovechado el acto para volver a subir a la tribuna décadas después, ahora ocupa la Presidencia, y hacer justicia desde allí con Adolfo Suárez y con las "inmisericordes, absolutamente horribles" críticas que recibió antes del 23-F de sus adversarios, entre los que se ha incluido, de la prensa y de sus amigos.
Ha querido extender su homenaje a todos los diputados y políticos que sufrieron el asalto a la Cámara, así como a quienes contribuyeron a evitar que el golpe prosperara, con el Rey a la cabeza. Varias veces ha mencionado el presidente a los mandos militares actuales, que han seguido el acto desde la tribuna de autoridades, y ha valorado el hecho "elocuente" de que estuvieran presentes.
Zapatero alega al 23-F para no discutir
Ya desde por la mañana se habían escuchado referencias al 23-F en el Congreso, durante la sesión de control al Gobierno, cuando Zapatero ha dicho que quería evitar la discusión con el líder del PP, Mariano Rajoy, y que prefería recordar "la dignidad, la unidad y la lucha por la libertad que hubo hace 30 años en la Cámara Baja y en toda la sociedad española".
Zapatero ha respondido así a Rajoy, al ser preguntado sobre cómo valoraba que la economía española haya caído el 0,1 por ciento en 2010 frente al crecimiento del 1,7 por ciento de media en la zona euro.
Madrid homenajea a Gutiérrez Mellado

En esta jornada también se ha sabido que Madrid dedicará una de sus calles al general Manuel Gutiérrez Mellado, ya fallecido, y en el lugar donde vivió se colocará una placa en su homenaje, según ha anunciado la ministra de Defensa, Carme Chacón, durante un acto de reconocimiento a esta figura clave de la transición y su actuación en el 23-F.
Chacón, Bono y la cúpula militar, encabezada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general José Julio Rodríguez, y el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, han asistido entre otras personalidades, a un acto de reconocimiento a la trayectoria del general Gutiérrez Mellado en el Cuartel General del Ejército.