Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide respeto para las mujeres en Oriente Medio

Fieles católicas en AmmánReuters
Benedicto XVI ha oficiado este domingo una misa en el International Stadium, de Ammán, en la que ha pedido que se respete la dignidad de la mujer y no sea considerada sólo bajo el aspecto "de la explotación y del beneficio".
Ante unas 25.000 personas que llenaban el estadio de la capital jordana, el Papa ha exhortado también a los cristianos a permanecer en Tierra Santa, a pesar de las dificultades y a dar un "fuerte testimonio" contra los que "justifican la supresión de vidas inocentes".
El Papa continúa su visita por Jordania. Hoy es día laborable allí, país de mayoría musulmana, pero las autoridades han decretado jornada festiva para los cristianos. A la misa ha asistido el príncipe Ghazi Bin Mohammad, en representación del rey Abdalá II. El Obispo de Roma ha recordado que la iglesia de aquí celebra el Año de la Familia y ha resaltado el papel de la mujer en la sociedad medioriental.
El Papa Ratzinger ha añadido que la mujer y el hombre están llamados a "complementarse", a transmitir la vida al mundo, pero que "desafortunadamente la dignidad y misión dada por Dios a la mujer no ha sido siempre comprendida y estimada". También que las mujeres son "constructoras de paz y comunicadoras de humanidad en un mundo que demasiadas veces juzga su valor con fríos criterios de explotación y aprovechamiento".
A lo largo de este domingo, Benedicto XVI visitará la zona del río Jordán, en la que, según la tradición, fue bautizado Jesús. Allí bendecirá la primera piedra de una iglesia para latinos y greco melquitas.
La jornada de ayer, sábado, estuvo marcada por los mensajes de diálogo a musulmanes y judíos. El Pontífice ensalzó los "inseparables vínculos" de estos con los cristianos, al tiempo que alertó de que "la religión, como la ciencia y la tecnología pueden corromperse".
Mañana el Pontífice llegará a Jerusalén.