Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa reivindica las raíces cristianas de Europa a su llegada a la R.Checa

Benedicto XVI ha salido a las 9,40 horas del aeropuerto romano de Ciampino y tras dos horas de vuelo ha aterrizado en el aeropuerto internacional Stará Ruzyne de Praga, donde ha sido recibido por el presidente del país, Václav Klaus, por el cardenal arzobispo de Praga, monseñor Miloslav Vlk, y por el arzobispo de Olomuc y presidente de la Conferencia Episcopal Checa, monseñor Jan Graubner.
En su discurso, el Papa ha afirmado que "toda la cultura europea ha sido profundamente plasmada por la herencia cristiana".
La República Checa ha sido "un punto de encuentro" de pueblos, tradiciones y culturas diversas, aunque ha reconocido que también tuvieron lugar "fricciones". En este sentido ha destacado el papel de este país en la historia intelectual, cultural y religiosa de Europa, "a veces como un campo de batalla, y más a menudo como un puente".