Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide ahora "perdón para el pecador pero intransigencia con el pecado"

El Papa Benedicto XVI ha efectuado un llamamiento al "perdón de los pecadores" pero "intransigencia con el pecado" y ha abogado por la reconciliación de las personas en el Angelus dominical que ha presidido en la Plaza de San Pedro de Roma, su primera homilía tras la pastoral en la que expresó sus más profundas disculpas a las víctimas de los casos de pederastia que han sacudido principalmente a la Iglesia Católica de Irlanda.

En el Angelus, el Papa ha explicado que la "misericordia de Dios es expresión de su inmenso amor, no condena al pecador, a ningún hombre o mujer, sino que exige retomar constantemente el camino de la conversión a El usando como herramienta especialísima el Sacramento de la Reconciliación".
Benedicto XVI ha aludido al pasaje bíblico del Evangelio de San Juan para reflexionar sobre la mujer que es encontrada en adulterio y llevada luego ante Jesús por parte de los fariseos, para "ponerlo a prueba". "Los acusadores hipócritas fingen confiarle el juicio, cuando en realidad es a El mismo a quien quieren acusar y juzgar (...) ¿Y cuál es su sentencia? Quien de ustedes esté libre de pecado, que tire la primera piedra'", ha señalado el Papa.
El Santo Padre ha afirmado igualmente que Dios desea para todos "el bien y la vida". "El da la salud a nuestra alma por medio de sus ministros, liberándonos del mal con el Sacramento de la Reconciliación, para que ninguno se pierda, sino que todos tengan modo de convertirse", ha explicado.
El Papa ha concluido la homilía recomendando a los fieles que sean "intransigentes con el pecado" pero "indulgentes con las personas".
Mensaje contradictorio
El mensaje que envió el Santo Padre en el documento pastoral leído en las misas de miles de iglesias católicas, choca en parte con el llamamiento que ha efectuado este domingo: "Perdón de los pecadores" pero "intransigencia con el pecado".
La pastoral abogaba por el castigo de Dios y de la justicia a todos aquellos que habían protagonizado abusos sexuales.