Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa acepta de manera "excepcional" a los curas anglicanos casados

Levada durante la rueda de prensaReuters
La Iglesia católica ha decidido admitir en bloque a "numerosos" grupos de anglicanos procedentes de distintas partes del mundo que han manifestado su deseo de entrar "en plena y visible comunión" con Roma, según ha hecho público el Vaticano durante una rueda de prensa.
Para ello la Santa Sede ha preparado una constitución apostólica que será publicada en las próximas semanas y en la que el Papa Benedicto XVI introduce "una nueva estructura canónica" que prevé la admisión "corporativa" de estos fieles.
Esta se realizará a través de la institución de "ordinariatos personales", los cuales "permitirán a estos fieles, hasta ahora anglicanos, entrar en plena comunión con la Iglesia católica y conservar al mismo tiempo elementos del específico patrimonio espiritual y litúrgico anglicano", según señala la Santa Sede en un comunicado.
Sacerdotes casados
De hecho destaca la decisión de la Iglesia católica de permitir la ordenación de los sacerdotes anglicanos que estén casados seguir siendo curas e incluso permitirá la ordenación como sacerdotes católicos de los seminaristas hasta ahora anglicanos que también estén casados.
Sin embargo, después de la ordenación, no se podrán casar, tal y como prevé la tradición católica. Por su parte, los obispos anglicanos casados pasarán a ser sacerdotes, mientras que sólo podrán permanecer obispos los que sean célibes.
En todo caso, el prefecto de la Congregación para la doctrina de la Fe, el cardenal William Joseph Levada, precisó que estas nuevas instrucciones no representan "en ningún modo una disminución" del "compromiso ecuménico" con la parte de la comunidad anglicana que no pasará a formar parte de la Iglesia católica.
Levada asegura que estas personas serán conscientes de que su condición es "excepcional" dentro de la Iglesia católica, que, por el momento, no admite la ordenación de personas casadas ni tampoco el servicio de aquellos sacerdotes que, después de ser ordenados, hayan decidido optar por el matrimonio.