Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP recrimina al Gobierno por una norma que firmó Rajoy

Esteban González PonsCNN+
El responsable de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha criticado al Gobierno por utilizar un sistema de interceptación de comunicaciones que, afirman, cuestiona el derecho a la intimidad. De hecho Pons ha señalado al ministro Alfredo Pérez Rubalcaba de ser el responsable de que la española sea "una sociedad vigilada".
El PP se refiere al Sistema de Interceptación de las Telecomunicaciones (Sitel) que controla el Ministerio del Interior y sirve para 'pinchar' llamadas para fines judiciales. Sin embargo llama la atención que la implantación del sistema tuvo lugar bajo los gobiernos del PP y con Mariano Rajoy en el Ministerio del Interior.
Firmado por Rajoy
Rubalcaba, molesto con las acusaciones, no ha dudado en mostrar los contratos firmados en 2001 y 2003 por el líder del PP y la secretaria general del partido, María Dolores De Cospedal, (entonces vicepresidente y subsecretaria de Interior, respectivamente) para la implantación del sistema de grabación de comunicaciones Sitel.
El ministro ha calificado estas acusaciones del PP como "gravísimas" y que llegan "después de aclarar su lío interno". "Sitel es un sistema operativo contratado por Rajoy y De Cospedal, puesto en marcha por Acebes y De Cospedal, es un sistema integrado que cuando llegamos ya estaba instalado", ha dicho Rubalcaba, quien ha insistido en que "todo lo que hay en el Sitel está autorizado judicialmente".
Las acusaciones de Pons
En una rueda de prensa en la sede nacional del Partido Popular, su vicesecretario de Comunicación, ha defendido la necesidad de aprobar la proposición de ley presentada por su grupo para que Sitel quede bajo control de la autoridad judicial y no del Ministerio del Interior.
El PP considera que este sistema es "inconstitucional" e "ilegal" ya que la Carta Magna garantiza el derecho a la intimidad y el secreto de las comunicaciones y la Ley de Enjuiciamiento Civil sólo permite al juez intervenir conversaciones telefónicas.