Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP valenciano solicita que investiguen si han sido escuchados ilegalmente por la Policía Nacional

Camps sale del TSJCVReuters
El pasado jueves se detectó la presencia de una furgoneta "sospechosa de estar realizando actuaciones de seguimiento y grabación" junto a la sede del PPCV de la calle Quart de Valencia que "se estaría llevando a cabo por miembros de la Policía Nacional", mientras se estaba celebrando un acto de Rita Barberá. El vehículo podría estar actuando para "el Grupo IV de la Brigada de Información del Cuerpo nacional de Policía, que tiene capacidad para realizar grabaciones", tal y como se recoge en la queja, que señala se trataba de una furgoneta "camuflada" y cuyos ocupantes no contaban con ningún tipo de autorización judicial o "al menos, no fue exhibida" a los miembros de la Policía Local que pidieron a los integrantes del vehículo que se identificaran.
Fue entonces cuando el conductor de la furgoneta aseguró que era un agente de la Policía Nacional, mostró su placa y dijo que "estaba trabajando". Por todo ello, el PP, en la denuncia presentada, pide que se investiguen estos hechos ya que podrían ser constitutivos de "un presunto delito de grabaciones y escuchas ilegales". Antonio Clemente explicó que los policías nacionales "o estaban vigilando la sede del PPCV o la exposición de fotos que se estaba haciendo en el Jardín Botánico -que se encuentra al lado de la sede del partido- sobre bosques". No obstante, los dirigentes de la formación 'popular' se inclinan hacia la primera opción porque "el coche estaba aparcado en la acera de la sede del PPCV y el agente miraba hacia nuestro edificio".
El secretario general del PPCV resaltó que desde su partido valoran "magníficamente" la labor que llevan a cabo los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, pero señaló que, en este caso, "existen sombras de que algo está ocurriendo", por lo que recalcó que el objetivo de la denuncia es que "se aclare".
"No somos delincuentes"
Para Clemente, los ciudadanos deben estar "preocupados" porque "lo que le ha pasado al PP, mañana le puede pasar a ellos". "No somos delincuentes y no queremos que se nos trate como a delincuentes", resaltó el dirigente 'popular'. Asimismo, comentó que este hecho se produce en un contexto en el que el Gobierno "piensa que en política todo vale para perpetuarse en el poder". Clemente ha señalado que, en los últimos meses, ha habido "noticias preocupantes en un Estado de Derecho de escuchas telefónicas con medios muy sofisticados" e hizo referencia al sistema Sitel.
Del mismo modo, ha destacado que el síndic del grupo socialista en las Cortes Valencianas, Angel Luna, ha mostrado en la Cámara "documentos que estaban bajo secreto de sumario" y criticó que han "desaparecido" declaraciones que "exculpaban al presidente de la Generalitat, Francisco Camps", de su vinculación con la trama Gürtel. Por su parte, Senent ha explicado que tras presentar la denuncia la jueza de guardia dijo que se esperara a que realizara unas averiguaciones y pasada una hora le comentó que "mandos policiales desconocían el trabajo de la unidad y que le habían destacado la colaboración entre Policía Local y Policía Nacional".
"Ya está bien", ha manifestado el presidente del PP de Valencia ciudad, quien ha hecho hincapié en que hay que "averiguar qué es lo que ha pasado". "Veremos en qué queda", ha apostillado Silvestre Senent. En este misma línea, Miquel Domínguez ha subrayado que buscan que se "averigüe lo que ha sucedido". En opinión del concejal, se trata de una situación "un poco extraña", algo que se agrava por el hecho de que "nadie de explicaciones".
El edil valenciano comentó que si el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, "no sabe nada, estamos ante una situación especial" y significa que el representante del Ejecutivo central "está más en el juego político que en lo que debe de estar".