Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP promete cambiar el modelo de financiación si gana las próximas elecciones

El nuevo modelo de financiación autonómica aprobado este pasado miércoles en el Consejo de Política Fiscal y Financiera sigue dando mucho de qué hablar sobre todo entre las filas populares. Y es que a pesar de no votar en contra y abstenerse, consideran que creará más deuda pública y enfrenta a los españoles según su lugar de residencia.
Este jueves, el coordinador de Economía del PP, Cristóbal Montoro, ha anunciado "nuevas premisas" de bienestar e igualdad de oportunidades en caso de que su partido llegara al Gobierno. Un sistema con el que la financiación de los servicios públicos venga del crecimiento económico.
Durante su intervención en la Escuela de Verano que el PP celebra hasta el próximo día 17 de julio en Roquetas de Mar, Almería, Montoro ha calificado el sistema de financiación autonómica como "opaco, difícil de entender y con cortes a medida", así como de "injusto socialmente". A su parecer, está sometido a un "chantaje político" por parte de ERC, el cual, según ha defendido "tiene el apoyo de 300.000 votos y condiciona la política de Zapatero".
El diputado del PP también ha incidido en que "enfrenta y divide a los españoles según su lugar de residencia" y pone más recursos públicos para servicios sociales cuando se carece de ingresos, por lo que, "generará más deuda pública". En este sentido, Montoro ha destacado, la "soledad" en la que, a su juicio, el Gobierno intenta aprobar el modelo con una "gran aportación" del Estado.
Tenían que coger el dinero "sí o sí"
La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, coincide con Montoro en este aspecto. Según ha declarado este jueves, es un modelo "improvisado" y falto de autenticidad, ya que no tiene un objetivo claro y se basa en un ejercicio de "financiación virtual que acarrea más déficit y más deuda".
Sobre la abstención de las comunidades autónomas del PP en la votación, Cospedal ha dicho que lo hicieron porque tenían que coger el dinero "sí o sí", para financiar las prestaciones sociales de los ciudadanos.
La mejor opción para Andalucía
El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, no ha dudado en defender el nuevo modelo de financiación. Para Chaves, es el "mejor" de todos para Andalucía. La Junta de Andalucía ha negociado en mejores condiciones que en anteriores ocasiones, porque según ha explicado Chaves, lo ha hecho sin hipotecas, con firmeza y discreción, así el objetivo que se ha marcado de estar en su financiación per cápita por encima de la media lo ha conseguido.
El ministro socialista ha lamentado que dirigentes del PP hayan "rescatado viejos tópicos negativos contra Andalucía". En este punto, ha pedido al PP andaluz que defienda los intereses de los andaluces, pues "una vez más el PP andaluz ha mostrado su incapacidad de apoyar al Gobierno en un tema tan importante para la comunidad".