Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP explota en España la expulsión de gitanos como baza electoral

La eurodiputada de la UMP, el partido de Sarkozy, Marie Therese Sánchez-Schmid, ha visitado los barrios de Badalona (Barcelona) con presencia de colectivos de rumanos acompañada del alcaldable del PP en el municipio, Xavier García Albioly del eurodiputado popular Santiago Fisas.
La visita se produce también después de que García Albiol protagonizase en abril un incidente con el colectivo rumano que obligó a la dirección del partido a disculparse, después de que el PP de Badalona repartiese unos folletos en los que se vinculaba inmigración y delincuencia. El folleto levantó las iras del colectivo gitano instalado en Cataluña, puesto que dentro del díptico que repartieron los populares había una fotografía de una pancarta que rezaba 'No queremos rumanos'.
Sin duda esta visita se presenta como baza electoral. La eurodiputada de UPM ha explicado este viernes que ha detectado en Badalona conflictos entre los vecinos y los inmigrantes del Este, y ha asegurado que los badaloneses le han trasladado que tienen "miedo".
Posteriormente, la presidente del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, ha cargado duramente contra las políticas de inmigración del Gobierno español durante la visita de la eurodiputada francesa de UMP, Marie Thérèse Sanchez-Schmid. Sánchez Camacho no ha participado en el recorrido que la eurodiputada francesa ha realizado por los barrios de Sant Roc y La Salut.
Al finalizar la visita, Alicia Sánchez Camacho ha calificado la visita como "oportuna y necesaria" con el propósito de "defender una política de inmigración comunitaria" y de esta forma evitar "efectos llamada de entrada en España".
Kouchner resta importancia
Por otra parte, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, ha restado importancia a la discusión entre el presidente galo, Nicolas Sarkozy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, a cuenta de la expulsión masiva de gitanos. "En política, esto ocurre a menudo, no es un incidente importante", ha indicado Kouchner.
La cumbre de líderes europeos celebrada el jueves en Bruselas evidenció la tensión entre Bruselas y París por la política de Sarkozy sobre los gitanos y las declaraciones de la vicepresidenta de la Comisión y responsable de Justicia, Viviane Reding, que comparó la actitud del Gobierno francés con la Alemania nazi.
Kouchner ha declarado que cada una de las partes "está en su papel" y ha dicho lamentar los "excesos verbales". "Las opiniones han sido sinceras y bastante intensas", añadió. En cualquier, caso el jefe de la diplomacia de París recordó que las palabras de Reding "eran inaceptables".
El ministro de Asuntos Exteriores galo ha querido rebajar el tono de la polémica provocada por su política de expulsiones de gitanos rumanos, un hecho que la comisaria de Justicia de la CE, Viviane Reding, comparó con las deportaciones de la Segunda Guerra Mundial, aunque se retractó después.