Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB cae el 4 por ciento en el segundo trimestre pero modera su descenso

La economía española cayó el 4 por ciento en el segundo trimestre del año respecto al mismo periodo de 2008, pero en comparación con el primer trimestre el ritmo de caída "fue más contenido", con un descenso del 0,9 por ciento, según el último Boletín Económico del Banco de España.
Para el organismo supervisor, aunque persiste la tendencia a la baja de la economía, el ritmo de caída es más "contenido" y, en concreto, apunta a una cierta ralentización del descenso de la actividad y del ajuste del mercado laboral.
Si la contabilidad nacional, que se conocerá el próximo 27 de agosto, confirma estos datos, se trataría de la cuarta caída del PIB en tasa intertrimestral, después de hacerlo el 0,2 por ciento en el tercer trimestre de 2008, el 1 por ciento en el cuarto y el 1,9 por ciento en el primero de este año, y del tercer descenso en tasa interanual tras el 0,7 por ciento y el 3 por ciento de los dos trimestres anteriores.
Normalización de los mercados
La moderación de la caída de la economía se produce en un entorno caracterizado por "cierta normalización" de los mercados financieros y unas condiciones externas "menos severas".
Esta situación ha permitido detener las continuas revisiones a la baja en las previsiones de la economía mundial, aunque, advierte, no ha cambiado el diagnóstico sobre la duración de la recesión, que se prevé muy prolongada con una salida muy gradual.

Así, la economía española se sigue contrayendo como consecuencia, principalmente y de nuevo, de la caída de la demanda nacional, tanto del consumo como de la inversión, que según el supervisor habría descendido el 6 por ciento en el segundo trimestre.
Cae el consumo
Dentro de la demanda, el consumo los hogares sigue cayendo debido, principalmente, al "notable" deterioro del empleo, que se redujo el 6,8 por ciento en el último año mermando las rentas salariales de las familias.
No obstante, el Banco de España destaca que el deterioro del mercado laboral se va ralentizando con caídas cada vez menos pronunciadas.
Además, las menores rentas familiares por la caída del empleo se vieron compensadas por los menores pagos de impuestos y las mayores prestaciones sociales recibidas, así como por la recuperación de los índices bursátiles que incrementaron la riqueza financiera.
De esta forma, el organismo supervisor espera un aumento de la tasa de ahorro de los hogares, después de haber aumentado el primer trimestre hasta el 14,1 por ciento de la renta disponible.
El otro componente de la demanda interna, la inversión, también continuó con su descenso.
La reforma laboral
Tras estos datos, el Banco de España insiste en que una reforma del mercado laboral es "clave" para una recuperación económica "sólida", al tiempo que critica la "rigidez" del sistema vigente de negociación colectiva, que "tiende a exacerbar la segmentación del mercado de trabajo" y hace aumentar el paro.
El Boletín Económico indica que los mecanismos de ajuste del mercado de trabajo español frente a la crisis económica "no funcionan de forma adecuada", tal como refleja la evolución de la tasa de desempleo.
"Los mecanismos de contratación deberían permitir conjugar una adecuada protección del empleo para los trabajadores en su conjunto y la flexibilidad que demandan las empresas para lograr un ajuste más eficiente y equitativo del mercado laboral a las distintas perturbaciones de la economía", concreta.