Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB cae una décima menos de lo calculado inicialmente y crece un 0,2% en términos trimestrales

Esta nueva cifra se explica fundamentalmente por la revisión de los datos de 2009, según la cual la economía cayó una décima más de lo antes cifrado, el 3,7%. El empleo, por su parte, ralentizó su descenso en 1,2 puntos y se redujo el 2,5%, lo que equivale a la destrucción de 450.000 puestos de trabajo en un año.
La mejora de la economía entre abril y junio se explica sobre todo por el consumo de los hogares, que aceleró su aumento hasta el 1,3% en términos trimestrales, el mayor desde el segundo trimestre de 2004, y consiguió volver a crecer de forma interanual por primera vez en dos años, con un avance del 2%.
El INE admite que la subida del IVA a partir del tercer trimestre ha podido contribuir a adelantar algunas compras, y especial peso han tenido las de bienes duraderos como los coches, aunque también cree que se ha gastado más porque los salarios han moderado su descenso ante los mejores datos de empleo.
Mientras, el gasto público aceleró su aumento al 0,4% en un año y al 0,7% en el trimestre, por el avance que aún registraba la remuneración salarial de los empleados públicos y por la compra de productos médicos, farmacéuticos o educativos.
La inversión sigue disminuyendo
El otro componente de la demanda interna, la inversión, siguió disminuyendo, aunque en mucha menor medida que en los trimestres anteriores: se redujo un 0,7% en términos trimestrales y aminoró su caída interanual en 2,5 puntos hasta el 7%.
Esta mejora fue gracias, sobre todo, a la inversión en bienes de equipo, la única que crece (el 8,7% en un año y el 4,6% trimestral) en línea con los datos más positivos de las cifras de negocio y pedidos industriales.
La inversión en construcción mantiene su bajada anual en el 11,4% (aunque se ralentizó la caída de la destinada a vivienda) y se redujo un 2,2% en términos trimestrales.
Con estos datos de consumo e inversión, la aportación de la demanda interna siguió siendo negativa, en medio punto, mientras que la demanda externa (el saldo del comercio exterior) atenuó en un punto su aportación positiva, que fue de 0,4 puntos.