Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otegi vuelve a sentarse en el banquillo por enaltecimiento del terrorismo

OtegiReuters
El ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi vuelve a sentarse este jueves en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional, esta vez por el mitin celebrado por la formación ilegalizada en el velódromo de Anoeta, San Sebastián, el 14 de noviembre de 2004, en el que supuestamente enalteció a ETA.
El juicio, que corre a cargo de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, se extenderá hasta el viernes. Además de Otegi, se sientan en el banquillo de los acusados los antiguos líderes de Batasuna Joseba Permach y Joseba Álvarez.
Los tres acusados se enfrentarán a una petición de año y medio de prisión por parte de la fiscal de la Audiencia Nacional, Teresa Sandoval, quien les atribuye un delito de enaltecimiento del terrorismo. La representante del Ministerio Público pide de forma adicional que se inhabilite a Otegi, Permach y Álvarez por un periodo de 12 años.
Su postura actual
El ex portavoz de Batasuna asegura que "en la actualidad" los representantes de la izquierda abertzale no plantean "ninguna concesión política a ETA" en el marco del ámbito abierto tras la tregua declarada por la banda terrorista. No obstante, Otegi no pudo continuar con su discurso, ya que fue cortado por el presidente del tribunal, el magistrado Fernando García Nicolás, quien veló en todo momento para que tanto las preguntas como las respuestas de los acusados se ciñesen a los hechos, rechazando por impertinente cualquier cuestión que se alejara del proceso, especialmente las que versaban sobre cuestiones políticas.
Otegi, que no contestó a las preguntas formuladas por la Fiscalía y por la acusación ejercida por el Foro de Ermua, aseguró que su objetivo en el mitin de Anoeta no era enaltecer a ETA, sino presentar "una alternativa política que permitiera instalar una paz duradera en nuestro país", y enmarcó el acto en "un momento político determinante" en el que existían "contactos multilaterales con otras fuerzas del país, como el PSE". También quiso dejar claro que la celebración del acto no fue ordenada por la banda terrorista.
Zapatero sabía la celebración del acto
En este sentido, explicó que incluso el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero lo sabía y calificó sus palabras como "importantes" debido a su condición como "referencia del proyecto político de la izquierda abertzale" y ante las "esperanzas de un nuevo escenario político".

Sobre los vídeos que se emitieron en el acto, que contenían detenciones de miembros de ETA, comunicados de la banda terrorista e imágenes de varios etarras fallecidos y que fueron recibidos por el público con gritos de "Gora ETA militarra" (Viva ETA militar), Otegi dijo no recordar bien su contenido.
El acusado sí dijo recordar que se proyectó un vídeo en "homenaje a todos los cargos electos de Batasuna", pero precisó, comparándose para ello con José Luis Rodríguez Zapatero o Mariano Rajoy, que él, como líder de la izquierda abertzale, no se ocupa "de la música o de los vídeos" de los actos políticos.
Por último, negó que al finalizar el acto se expulsase a los periodistas para distribuir entre los asistentes varios ejemplares de "Zutabes", el boletín interno de ETA.