Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 13 de mayo

"Si lo acuciante, el paro, no nos impidiera mirar hacia el horizonte, hoy estaríamos embarcados en el examen de las propuestas de Zapatero "
"Si lo acuciante, el paro, no nos impidiera mirar hacia el horizonte, hoy estaríamos embarcados en el examen de las propuestas de Zapatero para diseñar un nuevo modelo económico. Si lo acuciante, las elecciones europeas del siete de junio, no nos impidiera mirar al fondo de las cosas, deberíamos preguntarnos por qué el derrumbe de la economía inspirada en el ultraliberalismo no ha hecho crecer a la izquierda en ningún país de Europa. Sino todo lo contrario. Pero en la actualidad sólo hay tiempo para decir que no hay tiempo y gestionar malamente el presente. Es cierto que el paro es dinamita, pero tan fundamental como luchar contra él es decidir cómo pensamos prosperar en el inmediato futuro. Si ya no podremos regresar a la enajenación de vender un millón de pisos cada año, todos los años, ¿qué locomotoras arrastrarán nuestra economía de forma real, sostenible?. Zapatero esbozó ayer un plan. Valga este o valga otro, del partido que sea, ¿cómo puede ser que no estemos enfrascados en este tema?. ¿Cómo puede no ser éste el debate principal de nuestra sociedad?. Si la hipnosis cortoplacista, del beneficio inmediato, si las rentabilidades delirantes, si la filosofía de esto es jauja, esquilmemos y salgamos pitando, nos han llevado al desastre, ¿dónde esta el debate, la reflexión sobre la nueva mentalidad que necesitamos para no despeñarnos por el próximo precipicio?. Lo peor no es lo que nos ha pasado y nos pasa. Lo peor es que nadie parece dispuesto de verdad a cambiar. Todo es un puro esperar que escampe. Lo mismo cabe decir sobre la segunda interrogante. El ultraliberalismo nos hunde, reaparece el estado como poder necesario, y, contra toda lógica, la izquierda pincha en toda Europa. Y la derecha apunta como ganadora de las elecciones del siete de junio en todos los países. ¿Por qué?. Hay mucho que pensar, pero ¿dónde se hace eso?."