Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 23 de marzo

"La ministra Chacón ha explicado hoy las razones para abandonar Kosovo"
"La ministra Chacón ha explicado hoy las razones para abandonar Kosovo. Las razones pueden ser buenas, pero lo que no hay manera de explicar es por qué se hizo tan sumamente mal. Que fue un disparate político, una metedura de pata diplomática, se ve con gran claridad en las consecuencias. Es imposible que a Zapatero y a la ministra no les importara indisponerse con sus aliados de la OTAN, provocar el enfado de sus nuevos amigos del Gobierno de los Estados Unidos, abrir un nuevo frente de problema para añadirlo a la lista de los ya existentes, recibir una catarata de reproches desde todos los rincones de su mundo. Es imposible que les diera igual arruinar nuestras nuevas posibilidades internacionales, ni quitar brillo -si no ajar- los inminentes encuentros con Obama en Londres, Estrasburgo, Praga y Estambul, todos la semana que viene. Es imposible que Zapatero pretendiera esto; y mas imposible aun que no le disguste sobremanera este serial de efectos negativos, cuando se las prometía mas felices en política exterior. Por tanto, la decisión tal vez fuera correcta, pero se ha gestionado de forma desastrosa y ahí está el resultado. Solo a efectos de afinar nuestra valoración de los protagonistas nos gustaría saber si fue una idea de Chacón que Zapatero apoyó o una idea de Zapatero que Chacón ejecutó. En cualquier caso, el suspenso es doble. Otra cosa: aludir a la soberanía nacional para operar de acuerdo con nuestros intereses, sin miramientos, es simple tozudez. Porque, de hecho, hemos actuado en contra de nuestros intereses. Zapatero y Chacón saben muy bien que si pudieran volver atrás lo harían. Es evidente que no esperaban el efecto producido. Y eso, no esperarlo, es lo que nos decepciona en grado sumo, porque evidencia torpeza política. Y suponemos que no creerían estar alumbrando un golpe de efecto de gran impacto popular como la retirada de Irak, porque, de ser así, no estarían pisando el suelo que pisan hoy los españoles. En fin, un error de bulto"