Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 3 de febrero

"El paro no corre, vuela. Y, junto al drama, se ha instalado un fatalismo paralizante"
"El paro no corre, vuela. Y, junto al drama, se ha instalado un fatalismo paralizante: "es lo que hay, estamos bajo una nube negra que oscurece los cielos de todo el mundo; ya pasara". Este es el pensamiento dominante, del que se derivan las preguntas que se hacen tanto el Gobierno como la oposición y, con ellos, la sociedad. ¿Cuánto durará, cuando saldremos, cuando volveremos a la normalidad?. Pero son preguntas equivocadas. Porque no pasará, no regresaremos. Una década como la que hemos dejado atrás ya se ha evaporado, hasta que la desmemoria de una nueva generación le haga repetir los disparates. Lo que nos espera será distinto. Y, desde luego, no está escrito. No nos paralicemos con otro fatalismo. No está escrito. Y puede ser mejor, más justo, más lógico, más sensato. Pero hay que empezar a escribirlo ya. Nuestro Gobierno, descolocado y abrumado por la magnitud de lo que ocurre, se está dejando la vida y los euros en medidas paliativas. Y, coherente con su ideario político, exhibiendo sensibilidad social. Pero está respondiendo a las preguntas equivocadas. Actúa a la espera de que pase la nube negra y volvamos a donde estábamos. Por eso, porque cree que todo se resume en resistir, apretar los dientes y el cinturón, Zapatero sostiene a un Solbes exhausto y a un Sebastián errático en la cúpula de su equipo económico. Desde nuestro punto de vista debería dar un enérgico golpe de timón y cambiar el rumbo. Con otra tripulación, desde luego. Cuando el calendario electoral se lo permita, ni un día después, ha de soltar lastre y agrupar un nuevo núcleo duro, con gente capaz de mirar lejos y embarcarse en una aventura de nuevo aliento. A toda maquina hacia el futuro. Y el primer paso hacia ese futuro debería ser político. Reagrupar toda la energía que se está dispersando en un entendimiento minúsculo del estado autonómico y revitalizar el espíritu colectivo. Porque España no es una competencia del Gobierno central. Conseguir que todos seamos todos va a ser imprescindible."