Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 27 de abril

"Se llama 'A H-1 N-1'. Tiene elementos de la gripe aviar, de la porcina y de la humana. Se sabe de ella menos de lo que se ignora"
"Se llama 'A H-1 N-1'. Tiene elementos de la gripe aviar, de la porcina y de la humana. Se sabe de ella menos de lo que se ignora, pues es una variante rara del virus, una mutación desconocida de la gripe porcina. Pero entre las pocas cosas que se saben, figura una bastante tranquilizadora: tiene tratamiento. Y muchos países del mundo, entre ellos España, almacenan millones de dosis del antiviral que puede combatirlo.
Claro está que muchísimos otros países, los más pobres del planeta, no disponen de él. De forma que, a la espera de ver cómo evolucionan los acontecimientos, podemos dejar claras varias cosas.
Primera: si llegara a producirse una pandemia, las autoridades sanitarias de todo el planeta tendrían que coordinarse. La vieja idea de la solidaridad, que siempre resultó bastante hueca, tendría que ejercerse obligatoriamente, en defensa propia. Los virus se cuelan por las fronteras con más facilidad que los inmigrantes.
Segunda: ya van dos avisos del mundo global. El anterior, la crisis financiera, nos ha dejando muy clara la interdependencia de todas las naciones. Si añadimos a estos dos cañonazos de advertencia el cambio climático, podemos deducir que todos nuestros esquemas van a tener que ser revisados, y a gran velocidad.
Tercero: mientras tanto, pedimos a las autoridades claridad, brevedad y, sobre todo, precisión en las instrucciones. La ministra Trinidad Jiménez lo está haciendo de forma adecuada.
Cuarto: como de costumbre, los que más corren son el dinero y el miedo. El dinero, que, sin esperar más pruebas, ya premia en bolsa a las farmacéuticas y castiga a las compañías aéreas. Y el miedo, que no suele tardar en convertirse en histeria, y que carece de antídoto.
En resumen: o nos ponemos bíblicos o nos ponemos ciudadanos. Recomendamos lo segundo. Y cruzamos los dedos para que la temporada turística, nuestra esperanza de alivio económico, no se nos venga abajo."