Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 21 de abril

"Reunión Montilla-Cháves. De nuevo, la financiación. De nuevo la España autonómica y las dudas"
"Reunión Montilla-Cháves. De nuevo, la financiación. De nuevo la España autonómica y las dudas. Si el encuentro del Gobierno central con una autonomía va mal, mosqueo. Si va bien, peor, más mosqueo. Digámoslo con franqueza: hay un creciente descrédito de la España autonómica. Disparan contra ella los centralistas ideológicos. Y les hacen el coro, aun sin proponérselo, muchos otros que solo quieren señalar desajustes. La melodía final resultante es paradójica y desalentadora. Porque, de hecho, aun los críticos mas feroces de la fórmula desean que a su comunidad ni la toquen. Estamos viviendo la adolescencia de nuestra democracia. Nos está asomando el acné de una transición que fue demasiado sencilla para ser verdad. Y nos ha llegado el estallido hormonal del invento de las autonomías, que un día u otro nos tenía que dar dolores de cabeza. Lo inventamos sin querer, porque solo pretendíamos poner un dique de contención a los anhelos de Euskadi, Cataluña y Galicia. Pero ha salido bien. Y ahora mismo parece irreversible. Deberíamos felicitarnos por ello aunque la máquina necesite ajustes. Por otra parte, la historia de España nos recuerda el peligro de las otras opciones. El peligro del movimiento centrípeto, las dictaduras. El peligro de los movimientos centrífugos, las taifas. España solo es posible con un ejercicio colectivo de contención. España es inviable si no nos mordemos todos la lengua. Si los nacionalistas no se callan lo que opinan de los centralistas, y viceversa. Y si no dejamos de darnos la tabarra y concluimos que España es, sobre todo, un conjunto de pueblos que se necesitan y que algún día tendrán que reconocerlo. Si algún día nos hacemos mayores, cada cual comprenderá que tiene que controlar sus propios excesos. Y que, aunque seamos españoles, podemos ser prácticos. Si tal milagro ocurre, lograremos ser el primer país de Europa."