Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Once dispositivos tecnológicos que quedarán en el olvido en unos años

Tele 3dReuters

Internet por cable, tarjetas de crédito o cualquier tipo de soporte digital pasarán a mejor vida en unos años. Los nuevos y sofisticados dispositivos tecnológicos van surgiendo con la misma rapidez con la que otros muchos se quedan obsoletos.

La La agencia RIA Novosti ha elaborado una lista de los 11 aparatos tecnológicos que pueden desaparecer en unos años de nuestra vida cotidiana.
Memoria USB:
Los portales digitales con archivos de fotos, almacenamientos en nube y sus servicios correspondientes compiten seriamente con los soportes móviles de información y reducen el ámbito de su explotación, contribuyendo a la desaparición definitiva de lápices de memoria y otros soportes parecidos.
Internet por cable:
La velocidad de Internet 4G ya puede superar el nivel de 150 Mb/s, dejando obsoleto el Internet de cable. Además, está previsto que en cinco años prevalezca la Red de nueva generación 5G. Si tenemos en cuenta los precios bastante bajos de las tecnologías inalámbricas, la inminente desaparición del Internet por cable parece evidente.
Tarjetas bancarias:
Las tarjetas bancarias van a pasar a mejor vida, pues muy pronto las tecnologías biométricas sustituirán a las tarjetas de plástico en el ámbito de identificación de clientes. Las aplicaciones bancarias de pago a distancia a través de teléfonos móviles están transformando la forma de pagar y, poco a poco, están dejando obsoletas las tarjetas.
Televisores 3D:
Este año la compañía Samsung se negó casi por completo a introducir la función 3D en sus nuevos modelos de televisores y su competidor LG añadió esta función solo a los modelos más caros. Esto disminuye el número de salas de cine donde muestran las películas en 3D.
Soportes digitales:
En unos cinco años, las unidades de discos ópticos, junto con algunos discos duros, desaparecerán por completo. Aunque todavía se fabrican ordenadores equipados con unidades de discos ópticos, ya no es necesario su uso. Los discos duros muy pronto serán desplazados por las memorias USB que los expulsaran del mercado.
Reproductores de DVD y Blu-ray:
La conexión inalámbrica, la posibilidad de ver las películas en línea y los almacenamientos en nube han hecho a los Blu-ray y DVD absolutamente innecesarios. Además, el coste de estos discos y los sistemas de su reproducción desaniman a los usuarios a utilizarlos.
Fotocopiadoras:
La circulación de documentos de papel se está reduciendo junto con la necesidad de imprimirlos en casa. Según la compañía de investigación de mercados la Corporación de los Datos Internacionales (IDC, por sus siglas en inglés) la venta de fotocopiadoras se reduce cada año en un 10-13%.
Ordenadores personales con software Windows:
Los analistas llevan una década prediciendo la desaparición de los ordenadores personales. En realidad, la venta de PC se va reduciendo poco a poco, aunque aún es pronto para hablar de su completa sustitución por las plataformas móviles. De esta forma, los procesadores móviles aumentan su popularidad y se hacen cada vez más competitivos.
Cerraduras mecánicas y llaves metálicas:
Las cerraduras electrónicas llevan mucho tiempo ocupando cierto segmento del mercado y en algunos países asiáticos suponen ya la mitad de las cerraduras en venta. En algunos países aún no se han difundido debido a su precio. Sin embargo, algún día sustituirán a sus análogos mecánicos en todo el mundo.
Teléfonos estacionarios:
En nuestros días existen ya solo en la esfera corporativa. En lo que se refiere a las casas, irá desapareciendo a medida que se reduce la necesidad de hacer llamadas baratas ilimitadas.
Tubos fluorescentes y lámparas incandescentes:
Algunos tipos de lámparas LED ya cuestan como los tubos fluorescentes de brillo similar y duran hasta cinco veces más. Por ello, en cuanto todos los modelos de lámparas LED equiparen su precio a los fluorescentes y lámparas incandescentes, éstas saldrán del mercado.