Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Discapacitada obligada a dar a luz por el asilo en Reino Unido

Embarazada se golpea la tripa para probar la fortaleza del bebéInformativos Telecinco/ Agencias

Una mujer británica con la edad mental de un niño, fue obligada a casarse con un inmigrante paquistaní y tener a su bebé para que pudiera ganar el derecho a vivir en Gran Bretaña. Un informante anónimo informó del caso en el Tribunal de Justicia de Reino Unido e informó de que los padres de la discapacitada recibían 20.000 euros por cada matrimonio con inmigrantes. Se lo hicieron hasta dos veces más.

Según publica Daily Mail, la mujer estaba siendo manipulada con el consentimiento de sus padres, a los que se les pagaba 20.000 euros para casar a su hija con el estudiante musulmán, que se enfrentaba la deportación. Los registradores de este matrimonio utilizaron el derecho humano a la vida familiar como razón para consentir el matrimonio y permanecer en Reino Unido.
El caso tardó en salir a la luz en el Tribunal de Protección y el juez de la causa señaló que es "extremadamente cruel" abusar así de una persona incapacitada que da a luz a un niño, ya que no lo puede cuidar. El caso ha levantado la tapa sobre la explotación sombrío de las personas con problemas de salud mental que aparentemente están siendo "cuidadas" para después ser obligadas a casarse con la finalidad de proporcionar los pasaportes a los hombres, dinero o atención gratuita. En este sentido, el ministro de prevención del delito en Reino Unido calificó la noticia como "un grave abuso de los derechos humanos".
MALOS TRATOS
Asimismo, el tribunal fue informado de que la mujer británica se había casado y divorciado dos veces antes teniendo similares problemas. En uno de estos casos, una denuncia de abuso llegó de manos de un informante anónimo que había llamado por teléfono a la oficina de registro para alertar de que el padre de la mujer había recibido 20.000 euros por un matrimonio celebrado en 2012. En la ceremonia se pudieron ver claros malos tratos por parte de la madre de la discapacitada a la misma, golpeándola la cara al no conseguir que sonriera para una foto.
Después de la boda, la pareja tuvo un bebé y los trabajadores sociales tuvieron que involucrarse en su nueva vida, ya que la madre no podía hacerse cargo de manera responsable de los ciudados que necesita un bebé. El año pasado, la mujer sufrió una fractura de mandíbula, supuestamente por un bostezo, pero el juez dijo que esto era "muy improbable", por lo que quizá ella estuviera recibiendo malos tratos.