Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama suspenderá parte de la ley que establecía duras sanciones a Cuba

Cubanos abrazan a sus familiares que llegan desde Estados Unidos en el aeropuerto José Martí, en La HabanaReuters
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha comunicado al Congreso su intención de suspender durante seis meses la aplicación de uno de los cuatro capítulos de la Ley Helms Burton, aprobada en 1996 para endurecer el embargo a Cuba. En una carta enviada a los presidentes de los comités de Asuntos Exteriores y de Asignaciones de la Cámara de Representantes y el Senado, Obama ha explicado que la suspensión "es necesaria para los intereses nacionales de Estados Unidos y para acelerar la transición a la democracia en Cuba".
La suspensión, similar a la ordenada por sus predecesores, George W. Bush y Bill Clinton, afecta al capítulo tercero de la Ley Helms Burton que permite iniciar acciones judiciales en Estados Unidos contra empresas que negocian con bienes norteamericanos confiscados por la revolución.
EEUU y Cuba acercan posiciones
Esta decisión de Obama se conoce horas después de que los gobiernos de Estados Unidos y Cuba reanudaran en Nueva York las conversaciones formales suspendidas desde hace seis años entre ambos, sobre asuntos migratorios. Y de momento, los dos países han calificado de "fructífera" su primera cita.
La cita se ha centrado en las maneras de lograr que el flujo de emigrantes cubanos hacia territorio estadounidense sea más seguro, legal y ordenado. Este ha sido el primer encuentro entre Washington y La Habana para hablar de un asunto tan importante para ambos desde que George Bush decidió suspender todo diálogo y contacto diplomático con la isla.
La delegación estadounidense estuvo encabezada por el subsecretario adjunto del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental, Craig Kelly, y conformada por representantes de todas las agencias federales involucradas en los asuntos migratorios.