Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama supervisará 'in situ' los avances de BP en el sellado del vertido

El presidente de EEUU, Barack Obama, viaja a Nueva Orleans por segunda vez en una semana para conocer de primera mano los esfuerzos sobre el terreno que se están realizando para contener los efectos del vertido de petróleo, según informa el diario 'The Washington Post', citando fuentes de la Casa Blanca.
Esta visita es la tercera que haga el mandatario al estado de Louisiana desde que a finales del pasado mes de abril se produjera el colapso de la plataforma petrolífera de BP que ha provocado el actual vertido, que la compañía aún intenta detener.
Un día crucial para BP
La visita de Obama, además, se produce un día considerado crucial para determinar el éxito del nuevo intento de BP de sellar la fuga por donde se escapa el crudo. La petrolera británica consiguió colocar este jueves la campana metálica sobre el punto por donde se derrama crudo en aguas del golfo de México desde hace más de un mes.
Sin embargo, la compañía ha advertido que esta acción no ha conseguido detener por completo el escape, ya que todavía no está claro que el acoplamiento haya tenido éxito debido a la enorme cantidad de petróleo que ya existe en la zona, por lo que las próximas 24 horas son cruciales.
El presidente de BP, Tony Hayward, ha anunciado que aún queda por delante un camino "muy, muy largo" hasta que se pueda dar por finalizado por completo el trabajo de sellado de la fuga de crudo.
BP ha logrado el acoplamiento de esta estructura campaniforme metálica al tercer intento, y después de probar otras soluciones, como la denominada 'top kill', que consiste en el sellado de la fuga taponándola con lodos pesados y otros productos.
Obama critica una vez más a BP
No obstante, Obama ha asegurado que los ejecutivos de BP han sentido su enfado por el vertido del golfo de México y dijo que en su opinión la compañía no dio una rápida respuesta al desastre, un incidente que calificó como una crisis sin precedentes.
"Creo que no consideraron las consecuencias de sus actos", indicó Obama en una entrevista con la cadena CNN. Preguntado a cerca de si en sus declaraciones dirigidas a la petrolera había mostrado suficientemente su malestar por lo ocurrido, el presidente contestó: "Bueno, creo que sí han sentido el enfado. Pero lo que he no he visto ha sido la rápida respuesta que me hubiese gustado".
"Me gustaría dedicar gran parte de mi tiempo a descargar mi ira y gritar a ciertas personas, pero ése no es el trabajo para el que he sido seleccionado. Mi trabajo es resolver los problemas y en última instancia mostrar mi enfado", señaló el presidente estadounidense.