Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama se siente "sorprendido y honrado" por el Nobel de la Paz

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha declarado sentirse "sorprendido y honrado" por la concesión del premio Nobel de la Paz a su persona.
En su intervención en la Rosaleda de la Casa Blanca, Obama ha asegurado que acepta el premio como "un llamamiento a la acción" para resolver los problemas mundiales, entre los que enumeró la lucha contra el cambio climático y el conflicto entre palestinos e isrealíes.
El presidente de EEUU no percibe el galardón como un reconocimiento a sus "propios logros", sino a las metas que se ha fijado para el mundo.
"No tengo la impresión de que merezca estar en la compañía de tantas personalidades transformadoras que han sido homenajeadas con este premio", ha reconocido Obama.
El presidente estadounidense llegó a la Casa Blanca con la promesa de comenzar una nueva etapa de cooperación con la comunidad internacional después de las tensiones vividas durante el mandato de su predecesor, George W. Bush.
Obama ha prometido el cierre de la prisión de Guantánamo para el próximo enero, ha propuesto un mundo sin armas nucleares, ha ofrecido la apertura de un diálogo al mundo musulmán y se ha comprometido a implicarse personalmente en el logro de la paz en Oriente Medio, aunque hasta el momento no ha conseguido cerrar ninguno de estos objetivos.
Se trata de la tercera vez que recibe el Nobel de la Paz un presidente de Estados Unidos en activo, después de Theodore Roosevelt (1906) y de Woodrow Wilson (1919).