Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama analiza con el servicio de inteligencia sus últimos errores

Atentado en AfganistánCuatro
El presidente de EEUU, Barack Obama, se reúne este martes con los principales responsables de los servicios de inteligencia norteamericanos para detallar las medidas adoptadas para aumentar la seguridad y prevenir nuevos intentos de atentado en los vuelos con destino al país.
La reunión se produce en respuesta al intento de atentado fallido del pasado 25 de diciembre contra un avión que viajaba rumbo a Detroit.
Entre las nuevas medidas en materia de seguridad, que Obama quiere adoptar, está la de mejorar el sistema de detección de presuntos terroristas y la forma en que estos son incluidos en las listas que poseen los servicios de inteligencia.
Trampa a la CIA
Por otro parte, The Washington Post y la cadena NBC han revelado que el terrorista que mató a siete agentes de la CIA en Afganistán la semana pasada era un informante jordano que los condujo a una trampa con la promesa de información sobre Al Qaeda.
Según estos medios, el hombre trabajaba en el este de Afganistán desde hacía varias semanas y había proporcionado información de inteligencia valiosa.
El hombre, identificado como Humam Khalil Abu-Mulai al-Balawi detonó una bomba en la base Chapman de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la cual también provocó la muerte a un agente jordano encargado de trabajar con el informante.
Por su parte, el diario 'The New York Times' dijo que el hombre había sido llevado a Afganistán para ayudar en la cacería de altos miembros de Al Qaeda. Había sido arrestado en Jordania y reclutado por los servicios de inteligencia de ese país bajo la creencia de que podía infiltrarse en la organización, añadió el diario que atribuyó su información a fuentes occidentales en Islamabad, Pakistán.
Críticas a los servicios secretos
Tras esta información, el jefe de la inteligencia militar de EEUU, el teniente general Michael Flynn, ha criticado con dureza a los servicios secretos norteamericanos, a los que llamó "ignorantes" por desconocer la realidad existente en Afganistán y estar llevando a cabo una estrategia inapropiada en el país asiático.
En un informe emitido por el Centro para la Seguridad de la Nueva América, un 'think tank' estadounidense, el número dos de la inteligencia militar de las tropas de la OTAN en Afganistán realiza una evaluación bastante lúgubre del papel de los servicios secretos norteamericanos desde el inicio de la guerra, hace ocho años.
En el documento, Flynn describe a los trabajadores de la inteligencia como personas que "ignoran la economía local y a los terratenientes de la zona", desconocen "a los caciques y la forma en la que éstos pueden influir" en la población afgana, y además dice que los agentes secretos no están "vinculados a la gente" como para "encontrar las respuestas necesarias".