Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama firma la ley que restringe los abusos asociados a las tarjetas de crédito

Obama reafirma que cerrará GuantánamoCuatro
Durante un acto en la Rosaleda de la Casa Blanca y bajo un sol intenso, Obama firmó este viernes esta ley que prohíbe un aumento arbitrario en las tasas de interés, tarifas ocultas, cambios súbitos en los contratos y otras prácticas de los bancos emisores de tarjetas de crédito. "Estamos poniendo en marcha algunas reformas de sentido común diseñadas para proteger a los consumidores", ha dicho Obama rodeado de líderes de ambas cámaras del Congreso que patrocinaron la ley.
Se calcula que cerca del 80 por ciento de las familias en EEUU tiene una tarjeta de crédito y el 44 por ciento de ellas mantiene un saldo. El promedio de deuda supera los 7.000 dólares, aproximadamente, 5.010 euros. Pero la Casa Blanca ve que el problema, es que cada año los estadounidenses pagan aproximadamente 15.000 millones de dólares (10.736 millones de euros) en multas.
Bases de la ley
La ley entrará en vigor en nueve meses y prohíbe aumentos arbitrarios en las tasas de interés u otras tarifas ocultas. Además exige claridad en los términos de los contratos y publicarlos en Internet, y un aviso de 45 días de antelación para cualquier cambio en los intereses.
En cuanto a los bancos no podrán aumentar los intereses de forma retroactiva a menos que haya un atraso de 60 días en los pagos o incrementarlos con base en pagos tardíos que tenga el cliente con otra entidad. Las instituciones tendrán que restablecer la tasa de interés original más baja si el cliente se mantiene al día con sus pagos durante al menos seis meses.
También tendrán que dar a los clientes una fecha fija para los pagos y un tiempo razonable para pagar sus deudas mensuales. Es decir, los clientes tendrán, por lo menos, 21 días consecutivos a partir de la fecha de envío por correo. Por otra parte, los estudiantes menores de 21 años tendrán que demostrar su capacidad de pago, ya sea de forma independiente o con el aval de sus padres, para poder solicitar crédito. Por último, se establece que a los bancos e instituciones que violen este nuevo reglamento se les aplicarán fuertes sanciones.
Voces a favor y en contra
La Federación de Consumidores de EEUU ha apoyado la ley, porque considera injusto que a los contribuyentes, que ayudaron a rescatar al sector financiero, los bancos les castiguen con multas y altas tarifas mediante "trampas y artimañas" que los ponen al borde del abismo.
Sin embargo, la ley podría hacer daño a los beneficios de las principales empresas emisoras de tarjetas de crédito, como Citigroup, Bank of America, JPMorgan Chase y Capital One Financial. Los bancos sostienen que los cambios que implica la legislación recortan el flujo de crédito para los consumidores, porque dificulta a las empresas emisoras establecer las tasas basándose en el riesgo que representan los consumidores.