Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama asegura que protegerá a los residentes en el Golfo de México

El presidenteestadounidense, Barack Obama, ha declarado éste sábado su compromiso personal con los residentes de las localidades afectadas por el vertido en el Golfo de México cuyas vidas están sumidas en el caos de manera "brutalmente injusta" por una "catástrofe producida por la mano del hombre", y ha asegurado que "les defenderá" para que "sean completamente compensados".
"Si las leyes son inadecuadas, se cambiarán; si faltaba supervisión, se fortalecerá. Y si se ha violado la ley, los responsables comparecerán ante la justicia", ha asegurado Obama en su discurso semanal esta vez desde un muelle de pesca de Caminada Bay (Luisiana), en el que ha ratificado que la petrolera británica British Petroleum (BP) no sólo tendrá que pagar una "factura preliminar" de 69 millones de dólares por los costes de las "operaciones de respuesta", sino que también será objeto de una investigación por una comisión bipartidista.
El presidente estadounidense tuvo oportunidad de recoger en persona los testimonios de los afectados, y ha destacado especialmente los comentarios realizados por uno de los pescadores con los que pudo hablar, Terry Vegas, ahora en peligro de desempleo por los efectos del vertido, quien le ha asegurado que "puedes poner un precio a una temporada perdida, pero no a una herencia perdida".
"Sus vidas ya no serán como antes"
"Esta gente trabaja duro y cumplen con su responsabilidad, pero ahora sus vidas se encuentran sumidas en el caos a causa de una catástrofe causada por el hombre, de la que no tienen culpa y se encuentra más allá de su control", ha lamentado el presidente. "Sobre ellos se cierne la horrible aceptación de que sus vidas ya no serán como antes".
Así, Obama ha responsabilizado directamente a BP y a las otras compañías por los daños causados, y las ha emplazado a "comenzar a restaurar inmediatamente la belleza de la región (del Golfo)", al tiempo que ha pedido a los estadounidenses a que visiten la zona para potenciar su restablecimiento económico, porque "la vasta mayoría de las playas están impolutas y abiertas al negocio".