Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama presentará en el Congreso las líneas maestras de la reforma del sistema sanitario

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pronunciará este miércoles un esperado discurso en el que presentará y concretará las líneas maestras que busca para el sistema sanitario en su país. Obama quiere romper el punto muerto en que se encuentra el proceso de reforma.
El presidente estadounidense tiene previsto dar un discurso ante las dos Cámaras del Congreso, en una intervención que será televisada por los principales canales y cuya duración se calcula entre los treinta y los 35 minutos. La comparecencia de Obama ante las dos cámaras evoca la de Bill Clinton en 1993, cuando el otro presidente demócrata intentó presionar a los legisladores también en el Congreso.
Reuniones y discusiones
Hasta ahora, el presidente estadounidense, que ha hecho de la reorganización de la sanidad pública una de sus grandes prioridades legislativas este año, se había limitado a establecer guías generales y había dejado el contenido de la reforma en manos del Congreso, donde ha languidecido en los últimos meses. Y es que en la actualidad el Congreso maneja hasta cuatro borradores de proyectos de ley con propuestas diferentes para la reforma.
Demócratas y republicanos se han enfrentado en ocasiones de manera tumultuosa acerca de qué es lo que la reforma debe abarcar y cómo va a sufragarse. El debate no ha hecho sino agriarse a lo largo de agosto, cuando el Congreso estuvo cerrado por vacaciones y tanto Obama como su Gobierno y los legisladores de uno y otro signo mantuvieron reuniones con los votantes por todo el país sobre el asunto.
Una "opción pública"
Uno de los aspectos más polémicos es la introducción de una "opción pública" en la cobertura médica. Básicamente, que el Estado ofrezca un seguro sanitario que compita con los privados.
Los defensores de esta posibilidad, que son buena parte de los demócratas, consideran que contribuiría a rebajar los costes de los seguros médicos. Quienes se oponen, republicanos y demócratas conservadores, creen que causaría un deterioro de la calidad de las prestaciones médicas.