Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama presenta su primera propuesta concreta de reforma sanitaria

Barack ObamaReuters
El presidente estadounidense, Barack Obama, ha presentado oficialmente el primer texto detallado para la reforma del sistema sanitario ya con el formato adecuado para su debate y posible aprobación en el Congreso. La propuesta es muy similar a la aprobada en el Senado por su Partido Demócrata, pero hace ciertas concesiones a la versión de la Cámara de Representantes, que cuenta con un presupuesto mayor y da cobertura a más personas.
Según la propuesta de la Casa Blanca, 31 millones de personas que actualmente no tienen cobertura estarán cubiertas con el nuevo plan, que supondrá 950.000 millones de dólares (unos 700 millones de euros) para el erario público en los próximos diez años. Esta cifra es superior a los 871.000 millones presupuestados por el Senado, pero inferior a los 1,05 billones previstos en el plan de la Cámara de Representantes.
Así, el plan estima recortar el déficit público en 100.000 millones de dólares en la próxima década y 1 billón más en la década siguiente gracias a la disminución del gasto inútil y del fraude. En cualquier caso, la propuesta deberá ser examinada por la Oficina Presupuestaria del Congreso. Además, la Casa Blanca asegura estar dispuesta a modificarla y ajustar su coste si éste se incrementa por encima de lo previsto.
¿Una pequeña derrota para Obama?
En cuanto a las medidas más polémicas, no existe mención a la 'opción pública', tan vilipendiada por los republicanos, pero tampoco incluye la 'enmienda Stupak', corrección introducida en la Cámara de Representantes por el ala más radical de los republicanos y que restringe el uso de fondos públicos para prácticas abortivas.
En cualquier caso, según explica 'The New York Times', la propuesta de Obama significa una pequeña derrota para el presidente por el simple hecho de existir, ya que se comprometió a dejar legislar a los legisladores y a no hacer lo mismo que Bill Clinton, que redactó un proyecto de reforma sanitaria sólo para ver cómo era rechazado por el Congreso.