Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama hace un llamamiento a la tolerancia desde un campo de concentración nazi

Obama visita AlemaniaReuters
El presidente de EEUU, Barack Obama, ha hecho un llamamiento a favor de la tolerancia en su visita al campo nazi de concentración de Buchenwald, en la ex Alemania del Este, para rendir homenaje a las víctimas del Holocausto judío y de la II Guerra Mundial.
En unas declaraciones a la prensa tras su visita, Obama ha afirmado que "aún queda gente que niega la existencia del Holocausto. Esas afirmaciones carecen de base, son ignorantes y odiosas. Este lugar es el desmentido definitivo".

"En este siglo también hemos visto genocidio, niños usados como soldados, la violación como arma. Debemos ser vigilantes contra toda forma de odio y debemos rechazar la idea de que el sufrimiento de otros no es nuestro problema", ha sostenido Obama. "No olvidaré lo que he visto hoy", ha añadido el presidente estadounidense.
A su llegada, Obama depositó una rosa blanca sobre la lápida que recuerda a los cerca de 56.000 fallecidos en el campo. A continuación, hicieron un recorrido por el área donde antaño se encontraban los barracones que albergaban a los prisioneros del campo, que en su día llegó a contar con 130 campos satélite y extensiones.
Progresos en el proceso de paz
Por otra parte, Obama ha expresado un cauteloso optimismo acerca del proceso de paz en Oriente Próximo, al considerar que EEUU ha creado un "clima favorable" para retomar las negociaciones y ha llegado "el momento de actuar".
Obama se ha reunido con la canciller alemana, Angela Merkel, en Dresde (Alemania), un día después de dirigirse al mundo musulmán desde El Cairo con un discurso en el que ofreció "un nuevo comienzo" en las relaciones de EEUU con la comunidad islámica y aseguró que la única solución posible en Oriente Próximo es la coexistencia de un Estado israelí con otro palestino.