Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama confirma que el fin de la misión de combate en Irak será el 31 de agosto

Obama ha dicho que cuando tomó el cargo asumió que los iraquíes deberían tomar las riendas de su país algún día. Ese día comenzará el 1 de septiembre, momento en el que las tropas norteamericanas terminarán la misión de combate y su cometido será el de entrenar a las fuerzas de seguridad iraquí.
Washington planea reducir el número de efectivos en Irak a 50.000 a finales de mes. En Irak han servido más de un millón de militares estadounidenses, una cifra superior a la de cualquier conflicto ocurrido desde la guerra de Vietnam, según Obama. Por este motivo, y aunque entiende que hay personas opuestas al conflicto iniciado en 2003 con la invasión extranjera de Irak, ha subrayado durante su discurso el apoyo que se le brinda en Estados Unidos a los veteranos de la guerra iraquí.
Esfuerzo diplomático
Con el fin de este polémico conflicto cada vez más cerca, el inquilino de la Casa Blanca ha destacado que la violencia en Irak se encuentra "cerca de sus niveles más bajos de los últimos años". Los datos, sin embargo, situaron a julio, con 396 civiles muertos, como el mes más mortífero para la población local desde mayo de 2008.
Además, el presidente de Estados Unidos ha señalado que si hasta ahora el esfuerzo en Irak era militar y estaba liderado por los militares, a partir de septiembre serán los diplomáticos los que lideren dicho esfuerzo.
Por otra parte, Obama también ha dedicado unas breves palabras a la guerra de Afganistán, donde la situación sobre el terreno se ha complicado en los últimos meses debido al auge de la insurgencia talibán y de la cifra de víctimas en atentados y operativos de milicianos.
"Nos enfrentamos a enormes desafíos en Afganistán", ha admitido el dirigente, si bien, en su opinión, se están logrando "progresos". "Estamos centrados en objetivos que son claros y alcanzables", ha apostillado.
Extremismo en Pakistán
El presidente de Estados Unidos se ha referido también a la situación del terrorismo en Pakistán, cuya frontera con Afganistán se ha convertido en un feudo talibán, para aplaudir que el Gobierno paquistaní haya comenzado a "asumir la lucha" contra el extremismo en las zonas conflictivas.
Estos esfuerzos han permitido "grandes golpes contra Al Qaeda y su dirección", ha indicado días después de que en documentos secretos filtrados a la prensa se informase de una supuesta desconfianza norteamericana en el papel de Pakistán en Afganistán.