Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama anuncia un "compromiso duradero" con Afganistán y Pakistán

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha expresado su "compromiso duradero" con Afganistán y Pakistán y ha asegurado que los líderes de ambos países, Hamid Karzai y Asif Zardari, comparten su determinación para luchar contra el terrorismo.
Obama se reunió por separado con Karzai y Zardari y mantuvo después una cumbre trilateral con ambos mandatarios en la Casa Blanca, para buscar la cooperación contra la red terrorista Al Qaeda y el movimiento talibán, que se encuentra ya a tan sólo un centenar de kilómetros de Islamabad.
"Me complace que estos dos hombres, líderes electos de Afganistán y Pakistán se den completa cuenta de la seriedad de las amenazas que encaramos y hayan reiterado su compromiso para hacerles frente", sostuvo el presidente estadounidense, flanqueado por Karzai y Zardari.
"un problema compatido"
La seguridad, sostuvo, "es un problema compartido, como aprendimos de manera muy dolorosa tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, una lección que no olvidaremos".
Según afirmó el presidente, "el camino por delante será difícil, habrá más violencia y pasos atrás, pero contamos con un compromiso duradero para derrotar a Al Qaeda y apoyar a los Gobiernos democráticos de Pakistán y Afganistán". Ese esfuerzo, prometió, será "sostenido" y EEUU "no cejará en su empeño".
La alternativa que ofrece Al Qaeda y el movimiento talibán, aseguró, es "un futuro de violencia y desesperanza, y ese no es el futuro que el pueblo pakistaní quiere o se merece".
Ayuda económica
La cooperación, según pusieron de manifiesto tanto Obama como Clinton, tendrá carácter no sólo militar sino también económico y de ayuda al desarrollo, que incluya entre otras cosas el fomento de cultivos alternativos al opio, abundante en Afganistán, y el fomento de los movimientos democráticos en los dos países.
Así, en Afganistán prometió apoyar los esfuerzos para "enfrentarse a la corrupción que bloquea el progreso", afirmó Obama.
Enfrentamientos en Pakistán
En particular, Washington quería presionar a Pakistán para que se enfrente de manera decidida a los talibanes.
En las últimas semanas, Washington se había mostrado preocupado por su parte por lo que consideraba una permisividad excesiva del Gobierno de Zardari hacia los talibanes, a los que permitió imponer la ley islámica o "sharia" en zonas del noreste pakistaní a cambio de evitar un levantamiento en esa área.
Pero los intentos de los talibanes, que se encuentran en el valle de Swat, a un centenar de kilómetros de Pakistán, por hacerse con el control del vecino valle de Buner, han causado una gran preocupación en Islamabad.
El lanzamiento por parte de las fuerzas paquistaníes de una ofensiva en ambos valles contra los insurgentes ha sido interpretado en Washington como una señal de que el Gobierno paquistaní comienza a darse cuenta de la necesidad de enfrentarse a los talibanes.