Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama se compromete en México a luchar contra el narcotráfico

Brindis entre Obama y CalderónReuters
Como se preveía, el narcotráfico y la inmigración han marcado el encuentro entre los presidentes vecinos de EEUU y México, Barack Obama y Felipe Calderón.
En el acto principal de la visita de Obama a la capital mexicana, la primera de un presidente estadounidense en trece años, los dos mandatarios abordaron en una reunión asuntos como la inmigración, el comercio y la lucha contra el narcotráfico y anunciaron un acuerdo marco de cooperación contra el cambio climático.
Respecto al narcotráfico y a la violencia que desata, Obama ha prometido ser "un socio pleno" con México y ha aceptado la parte de responsabilidad de su país en la violencia, que ha causado más de 10.000 víctimas en México desde 2006 y que se extiende al territorio estadounidense.
Medidas de EEUU
Para ello, Obama se ha comprometido a aumentar la rapidez en el desembolso de los fondos de la Iniciativa Mérida contra el narcotráfico en México y Centroamérica, dotada con 1.400 millones de dólares. México había reprochado la lentitud de la entrega de esos fondos.
También pedirá al Senado la ratificación de la Convención Interamericana contra el tráfico ilícito de armas y explosivos (Cifta), que Bill Clinton firmó en 1997 pero a la que el Congreso de EEUU nunca llegó a dar el visto bueno.
Esta batalla, declaró Obama, "no se puede librar con una sola mano. México no puede hacerlo sin EEUU, y viceversa. Nuestros esfuerzos deben ser coordinados".
No obstante, el presidente estadounidense ha descartado recuperar, como pedía México, la prohibición de armas de asalto e indicó que lo necesario es aplicar de manera más rigurosa las leyes que sí están en vigor y prohíben el tráfico de armas.
Otros temas
Pero no sólo trataron el tema del narcotráfico, también abordaron asuntos como el compromiso de su Gobierno a una reforma migratoria exhaustiva que enmiende "un sistema fracasado" y permita que los inmigrantes ilegales "salgan de las sombras" y puedan recibir un estatus legal.
Además, ambos países repasaron también cuestiones comerciales, un área donde ha habido roces en los últimos meses.
Obama es partidario de revisar las áreas de medioambiente y derechos de los trabajadores, actualmente disposiciones adicionales, para incluirlas en el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), pero admitió que dado el actual clima económico habrá que proceder "de manera cuidadosa".
El bloqueo a Cuba
Por otra parte, Calderón pidió a Obama el levantamiento del embargo que EEUU impone a Cuba e indicó que "no creemos que el embargo o el aislamiento de Cuba sea una buena medida para que las cosas cambien".
En cambio, Obama, que esta semana ordenó el levantamiento de las restricciones a los viajes de familiares y envío de remesas a Cuba, puntualizó que le toca ahora al régimen cubano corresponder.