Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El plan de Obama para combatir el cambio climático pasa la primera prueba

El Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes de EEUU ha aprobado un plan para combatir el cambio climático que pasa por reducir las emisiones de gases causantes del efecto invernadero.
La medida, una de las promesas clave del presidente Barack Obama, recibió la luz verde con 33 votos a favor y 25 en contra y con la amplia mayoría de las propuestas introducidas por los demócratas, aunque aún restan otros comités por dar su aprobación.
El objetivo del Partido Demócrata es que la iniciativa sea aprobada en el pleno de la Cámara de Representantes en agosto, aunque queda por ver si el Senado procederá a su discusión este año.
Reducción de gases
A la espera de posibles revisiones, la versión del texto contempla una reducción de las emisiones de gases contaminantes del 17 por ciento para 2020, teniendo en cuenta los niveles de 2005.
Este porcentaje es inferior al 20 por ciento inicialmente planteado, pero supera en dos puntos la propuesta de Obama. La medida también contempla una reducción de los niveles de contaminación en un 42 por ciento para 2030 y en un 83 por ciento para 2050.
Uno de los temas de discusión más candentes reside en el reparto y venta de los derechos de emisión. Alrededor del 85 por ciento de los permisos serían otorgados a las industrias inicialmente y el restante 15 por ciento se distribuiría posteriormente.
El plan contempla un cupo de licencias gratuitas para evitar la repercusión del cambio de modelo industrial en el precio final cobrado a los consumidores.
Energías renovables

Además, las empresas de servicio público deberán obtener el 15 por ciento de su electricidad de fuentes de energía renovables y aumentar su eficiencia energética en un 5 por ciento para 2020. Queda en manos de los gobernadores reducir estas cuotas si las consideran inalcanzables para sus respectivos estados.
Si el plan sale adelante, las empresas tendrán que tener también un compromiso social que pase por compensar los 2.000 millones de toneladas de emisiones anuales mediante la subvención de proyectos 'verdes'.