Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama reconoce que se equivocó de palabras al calificar de "estúpida" la detención del profesor

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha llamado por teléfono al sargento que detuvo a un respetado profesor negro de Harvard, después de la polémica por unas declaraciones previas en las que afirmó que la actuación de la Policía en ese caso fue "estúpida", para disculparse. El presidente de EEUU ha aclarado que con su elección de palabras, dio la impresión de estar "maldiciendo al Departamento de Policía de Cambridge o al sargento James Crowley".
Obama ha aclarado que sigue creyendo que se trata de un "magnífico oficial de policía" y ha dejado entre ver, en una comparecencia en la Casa Blanca, la posibilidad de que ambos compartan unas "cervezas" para pasar página a lo ocurrido. El presidente estadounidense ha reconocido que debió haber "calibrado" sus palabras, ha insistido en que "en base a lo que ha escuchado en estos días" sigue creyendo que hubo una "reacción exagerada" por ambas partes, tanto por llevar al profesor a comisaría como en la respuesta del académico.
"No somos estúpidos"
La sorpresiva aparición del presidente ante los periodistas se ha producido sólo unas horas después de que las autoridades del sindicato de policía de Cambridge exigieran a Obama una disculpa pública.
El presidente de la Asociación de Agentes Policiales de la localidad, Steven Killian, argumentaba que los policías de Cambridge no eran "estúpidos" y estaban "muy orgullosos de poder representar al Departamento".
Amigo de Obama
Obama, ha reconocido que no conocía todos los detalles de la operación y el profesor era un buen amigo suyo. Henry Louis Gates fue arrestado en su domicilio de Cambridge después de que la Policía se presentara al recibir una llamada de una vecina que aseguraba que había visto a alguien intentado robar en la vivienda.
Aunque el académico presentó su documentación para demostrar que estaba en su propia casa, el altercado fue subiendo de tono hasta que terminó con Gates esposado y arrestado por alteración del orden público, cargos que fueron retirados al día siguiente.