Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama busca el apoyo de los sindicatos para su reforma sanitaria

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha vuelto de vacaciones con un interesante y difícil reto. Por ello, ha procurado recuperar el protagonismo político al dar un nuevo impulso a su reforma de salud en un discurso al estilo de su campaña electoral ante una audiencia leal.
"Nunca hemos estado tan cerca" de lograr la cobertura universal, dijo el presidente en una intervención en un picnic en Cincinnati (Ohio) organizado por la principal central sindical, AFL-CIO, en conmemoración del Día del Trabajo, que se celebra en EEUU.
En las últimas semanas la popularidad del presidente ha declinado, al tiempo que los republicanos han logrado cambiar los términos del debate sobre salud con advertencias de que Obama quiere crear un sistema "socialista" que no permitirá a los estadounidenses escoger libremente a sus médicos.
Algunos de los comentaristas de derecha han alertado incluso de que el nuevo sistema gubernamental negaría el cuidado de salud a los ancianos para ahorrar.
Aplauso de los sindicalistas

Obama defendió la creación de un nuevo sistema de seguro público que competiría con las empresas privadas, lo que le ganó el aplauso de los asistentes.
No obstante, algunos de sus asesores han indicado que el presidente podría aceptar una reforma de salud que no contuviera esa medida, si esa fuera la condición para sacarla adelante.
Esta intervención fue un adelanto del discurso que dará el miércoles en horario de máxima audiencia ante el Congreso, con el cual quiere dar nueva vida a la reforma de salud.