Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama anima a los iraníes a seguir los pasos de Egipto

El mundo árabe quiere cambiar su historia y EEUU no quiere ser un obstáculo. De hecho, EEUU quiere que esa historia cambie. El presidente Barack Obama ha criticado este martes al Gobierno iraní por reprimir las manifestaciones que llevó a cabo la oposición este lunes y ha puesto como modelo a seguir la actuación moderada del Ejército en Egipto ante la revuelta popular que derrocó al presidente Hosni Mubarak.
"Me parece una ironía que el régimen iraní finja que celebra lo que ha ocurrido en Egipto cuando, de hecho, ha actuado de forma totalmente contraria a lo que ha sucedido en Egipto, al disparar y golpear a las personas que intentaban expresarse pacíficamente", ha declarado Obama en una rueda de prensa en la Casa Blanca.
El presidente estadounidense ha destacado que los militares que han asumido el poder en Egipto tras la partida de Mubarak están enviando las "señales correctas" porque se está avanzando hacia una democracia después de tres décadas de régimen autocrático.
La "valentía" del pueblo iraní

En cambio, Obama ha dirigido unas duras palabras al Gobierno iraní por haber reprimido una manifestación no autorizada que había sido convocada por la oposición para apoyar las recientes revueltas populares de Egipto y Túnez y ha expresado la solidaridad de Washington con los manifestantes iraníes.
"Mi esperanza y mi expectativa es que sigamos viendo cómo el pueblo de Irán tiene la valentía de ser capaz de expresar su anhelo de una mayor libertad y un gobierno más representativo", ha afirmado. Aun así, ha dejado claro que Estados Unidos "no puede dictar en última instancia lo que debe ocurrir en Irán".

Irán pide pena de muerte para los opositores
Varios diputados iraníes han pedido este martes que se castigue con la pena de muerte a los líderes opositores que, según ellos, fomentaron los disturbios posteriores a la manifestación del lunes, cuando las fuerzas de seguridad y los manifestantes se enfrentaron. Según los medios estatales iraníes, al menos una persona murió y varias decenas resultaron heridas en Teherán.
No obstante, el diputado iraní Kazem Jalali ha afirmado que en la manifestación no autorizada de Teherán murieron dos personas, una más que lo que habían dicho varias fuentes.
España exige disculpas por detener al cónsul
Por otra parte, la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha asegurado que llamará a consultas al embajador de España en Irán si el Gobierno de Mahmud Ahmadineyad no da explicaciones o pide disculpas por la detención del cónsul español en Tehéran.
Jiménez ha dado un plazo de 48 horas a las autoridades iraníes para recibir una respuesta que "dé satisfacción" y que justifique por qué se detuvo el lunes, durante cuatro horas, al cónsul Ignacio Pérez-Cambra, antes de que fuera puesto en libertad.