Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama advierte del peligro de un ataque nuclear

Obama exigirá cada dólar prestadoReuters
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, considera que sería una catástrofe que la red terrorista Al Qaeda se hiciera con armas nucleares, según figura en el discurso que ha pronunciado en la cumbre contra el terrorismo nuclear.
"Dos décadas después del fin de la Guerra Fría, nos enfrentamos a una cruel ironía de la historia: el riesgo de una confrontación nuclear entre naciones ha disminuido, pero el riesgo de un ataque nuclear ha aumentado", se lee en los fragmentos del discurso de Obama durante la Cumbre sobre Seguridad Nuclear.
Programa nuclear iraní
Pero al margen del encuentro, que dura dos días, Obama ha llevado a cabo una intensa campaña para conseguir presión internacional contra el programa nuclear de Irán. La Casa Blanca ha segurado que el presidente ha logrado el compromiso crucial del presidente de China, Hu Jintao, de que ayudará a elaborar una nueva resolución que sancione a Irán en el Consejo de Seguridad de la ONU.
Sin embargo, no hay ninguna señal que indique que China está dispuesta a aceptar las medidas más duras que quiere aprobar Obama, que aspira a aplicarlas dentro de unas semanas. Las potencias occidentales sospechan que Teherán pretende fabricar armas nucleares, pero las autoridades iraníes insisten en que sus fines son pacíficos. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha opinado que la cumbre de Washington pretende "humillar a los seres humanos".
Pekín ha subrayado que quiere que cualquier resolución del Consejo sobre este tema promueva una solución diplomática del contencioso nuclear. Irán, que no asiste a la cumbre de esta semana, es el tercero de los principales suministradores de petróleo de China.
Tampoco participa en el encuentro Corea del Norte, otro país al que las potencias occidentales consideran problemático por su programa atómico. Pero Obama ha enviado un mensaje a Pyongyang al anunciar que la próxima cumbre sobre seguridad nuclear se celebrará en Corea del Sur.
Asegurar los materiales fisibles
El presidente estadounidense se ha referido al terrorismo nuclear como la principal amenaza para la seguridad mundial. Su objetivo es conseguir un acuerdo sobre un plan de acción para asegurar en un plazo de cuatro años todos los materiales fisibles vulnerables que existen en el mundo con el fin de que no lleguen a manos de grupos como Al Qaeda.
Un borrador de la declaración que se está preparando para la sesión de cierre de la cumbre, este martes, indica que los participantes probablemente apoyen ese objetivo, aunque se cree que los medios para alcanzarlo no están muy claros.
El asesor de Obama sobre antiterrorismo, John Brennan, declaró ayer, lunes, que una de las prioridades de Al Qaeda es adquirir las habilidades y el material para fabricar una bomba atómica, pero que hasta ahora sus planes han sido desbaratados. Brennan señaló que varias bandas criminales han engañado a la red terrorista ofreciéndole materiales falsos.
La cumbre de esta semana, la mayor celebrada en Estados Unidos en más de seis décadas, pone a prueba la capacidad de Obama para impulsar una acción global que establezca un agenda nuclear amplia que, eventualmente, acabe con las armas nucleares en todo el mundo.
Pero algunos países son escépticos respecto a la gravedad de la amenaza a la seguridad de los materiales nucleares y la ven más como una preocupación que tiene Estados Unidos desde los atentados del 11 de septiembre de 2001.
Aun así, la cumbre ya ha dado algunos frutos. Por ejemplo, Rusia y Estados Unidos van a firmar un acuerdo para reducir sus stocks de plutonio para uso armamentístico. Cada país se deshará de 34 toneladas de plutonio para uso armamentístico retirado de sus programas militares quemándolo en reactores, según responsables estadounidenses. Además, Ucrania, se deshará del uranio altamente enriquecido que posee, y Canadá devolverá el combustible nuclear gastado a Estados Unidos, su suministrador.
A Washington le preocupa la seguridad de los centenares de toneladas de uranio y plutonio altamente enriquecidos que hay en reactores nucleares, centros de investigación y edificios militares de todo el mundo que podrían sufrir robos.
Obama interesado en la economía española
Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha saludado en la mañana del martes al mandatario estadounidense, Barack Obama, antes del inicio de las jornadas de trabajo de la cumbre sobre seguridad nuclear.
Ambos líderes se han saludado amigablemente en el centro de convenciones, un breve encuentro protocolario de 35 segundos en el que han podido intercambiar unas palabras sobre política internacional y Obama se ha interesado en particular por la situación económica en España.