Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN comienza su gran ofensiva en Afganistán

Comienza la nueva estrategia anunciada el pasado mes de diciembre por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que establece un incremento de 30.000 militares para el contingente desplegado en Afganistán e impone una actuación militar más agresiva para tomar durante 2010 las áreas que se mantienen bajo control rebelde. El plan pretende posibilitar el inicio de la retirada del Ejército norteamericano en 2011.
"La ofensiva en Marjah ha comenzado. Nuestra compañía está preparada para asegurar un terreno fundamental para facilitar la estabilidad y la seguridad de la gente de Marjah", ha dicho el teniente Mark Greenlief de la compañía Bravo, del primer batallón de la sexta división de los marines.
Asimismo, más de una decena de helicópteros han salido desde el sur de Marjah cargados de soldados a bordo. El objetivo de los marines es tomar el centro de la ciudad, a pesar de que corren el riesgo de que los talibán hayan instalado bombas en sus calles. "Hasta el momento no ha habido contacto", aseguró por teléfono el sargento de artillería Brandon Dickinson, desde un terreno embarrado en el que esperan al inicio del asalto.
Mientras, la operación, en la que participan 4.500 marines norteamericanos, 1.500 soldados afganos y otros 300 del Ejército estadounidense, ha sido bautizada como Mushtarak ('Juntos') probablemente para destacar la participación conjunta de las tropas afganas y de la OTAN.
Seguridad de la población civil
Un comandante local de los talibán, Qari Fazluddin, ha asegurado que cerca de 2.000 combatientes aguardan la llegada de las tropas internacionales y que están preparados para luchar en la densamente poblada localidad de Marjah.
La seguridad de los civiles debería ser una de las principales preocupaciones para la OTAN durante este año, probablemente en el que se efectuarán los mayores operativos contra los talibán desde que se iniciara el conflicto en 2001.
Las tropas de la OTAN han decidido aconsejar a la población civil que no abandone sus casas, aunque no saben los lugares exactos en los que se mantendrán los combates más intensos. Así, la mayor parte de los 100.000 habitantes de Marjah han optado por permanecer en sus hogares.
Mientras, tres soldados estadounidenses han muerto como consecuencia de la explosión de una bomba en el sur de Afganistán, según informó la OTAN en un comunicado. De momento no se conocen más detalles sobre este incidente.