Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN amenaza a Gadafi con una intervención internacional

Los países de la OTAN han solicitado al Comité Militar aliado que comience a preparar la planificación militar "necesaria" y "prudente" para poder hacer frente a "cualquier eventualidad" en Libia, aunque el secretario general aliado, Anders Fogh Rasmussen, ha dejado claro que una eventual intervención de la Alianza requerirá un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU y que por el momento el organismo de seguridad euroatlántico "no tiene intención de intervenir en Libia".
"No puedo imaginarme que la comunidad internacional y Naciones Unidas permanecieran al margen si el señor Gadafi y su régimen continúan atacando a su pueblo sistemáticamente", ha asegurado sin embargo en rueda de prensa Rasmussen.
"Hemos pedido a nuestros militares que lleven a cabo la planificación necesaria para que estén preparados en caso de cualquier eventualidad", ha recalcado, insistiendo en que se trata de una planificación "necesaria" y "prudente" para permitir a la OTAN actuar "rápidamente" en caso de recibir "una petición".
Reino Unido y Francia planean una zona de exclusión aérea
Por su parte, Reino Unido y Francia han elaborado un borrador de resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU que autorizaría la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Libia, según ha indicado un diplomático británico a la BBC.
Según ha explicado, ambos países han reunido los elementos que incluiría la resolución, que sería sometida a votación en caso de los líderes mundiales consideraran que es necesario imponer una zona de exclusión aérea.
Las fuerzas de Gadafi intentan recuperar Zauiya
Mientras, las fuerzas leales al dirigente libio, Muamar el Gadafi, han iniciado una nueva ofensiva para intentar recuperar el control de Zauiya, una ciudad situada 50 kilómetros al oeste de Trípoli y tomada por los rebeldes, según ha informado un grupo opositor en el exilio.
Un portavoz del grupo aseguró por teléfono a la agencia Reuters este domingo que los milicianos contrarios a Gadafi dominaban la plaza de los Mártires, en el centro de Zauiya, y que habían repelido un ataque, pero desde entonces no ha habido contacto directo.
Ahora Solidaridad Libia por los Derechos Humanos, que tiene su sede en Suiza pero está en contacto con los opositores que se encuentran en Libia, ha indicado que este lunes por la mañana se han producido unos intensos enfrentamientos en Zauiya.
Médicos desbordados en Misrata
Las personas heridas en los combates en Misrata, bajo control rebelde, están siendo tratadas en el suelo del hospital debido a la falta de instalaciones médicas en la localidad situada al este de Trípoli, según ha relatado este lunes un residente.
Misrata es el mayor centro de población en el oeste del país bajo control de las fuerzas contrarias al dirigente libio, Muamar Gadafi, y está haciendo frente a una milicia comandada por el hijo de éste, lo que la ha convertido en un símbolo del desafío al régimen.
Unidades de la 32 brigada, que está encabezada por Jamis Gadafi, lanzaron el domingo el mayor ataque contra Misrata hasta ahora, en el que, según un médico de la localidad, murieron al menos 18 personas. Los rebeldes aseguran haber repelido el ataque.
Desciende drásticamente el número de refugiados
El flujo de refugiados que cruza la frontera de Libia a Túnez ha caído dramáticamente durante el fin de semana, posiblemente porque las fuerzas leales al dirigente libio han establecido controles en las carreteras y un campamento para evitar que las personas huyan, según han alertado este lunes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
Según han indicado los máximos responsables de ambas agencias humanitarias, mientras que unas 24.000 personas cruzaban diariamente hace una semana hacia Túnez, esta cifra ha caído hasta alrededor de los 2.000 al día durante el fin de semana.
Por su parte, el máximo responsable de ACNUR, Antonio Guterres, ha señalado que el descenso en las llegadas comenzó cuando las fuerzas libias se trasladaron a las zonas fronterizas hace dos días. "Hasta entonces la frontera había estado sin control", ha explicado.