Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU cifra en 6 millones las personas afectadas por las inundaciones en Pakistán

El incremento de dos millones de afectados se debe a que la ONU ha incluido las últimas estimaciones de afectados realizadas por las autoridades de las regiones de Baluchistán, Punjab, y Jyber Pakhtunkhwa (KPK), antes conocida como provincia de la Frontera Noroeste.
"Las cosas empeorarán antes de que mejoren", ha afirmado el coordinador de las labores humanitarias de la ONU en Pakistán, Martin Mogwanja. "Trabajamos a toda velocidad para satisfacer las necesidades más urgentes de la población", ha añadido.
"Estamos especialmente preocupados por unas 600.000 personas que viven en la zona norte de la KPK, adonde no ha sido posible acceder en los últimos tres días, ni siquiera en helicóptero, debido a las malas condiciones climáticas", ha afirmado Wolfgang Herbinger, director del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, en declaraciones recogidas por el Centro de Noticias de Naciones Unidas.
Según las últimas estimaciones realizadas por las autoridades, las inundaciones en Pakistán han causado al menos 1.600 muertos y han dejado sin hogar a en torno a millón y medio de personas. Las previsiones meteorológicas apuntan a que las lluvias seguirán en Pakistán al menos durante los próximos tres días.
Ayuda y cooperación
Soldados y cooperantes humanitarios han logrado este lunes atender al menos a un millón de afectados por los desprendimientos de tierra ocurridos en Pakistán. Las malas condiciones meteorológicas impiden el uso de helicópteros desde hace dos días en algunas partes y están haciendo empeorar la situación de más de 13 millones de personas, cerca del ocho por ciento de la población.
En el valle del Swat los militares y activistas están utilizando mulas o viajan a pie, ha informado el portavoz del Ejército Mushtak Jan. "Cerca de un millón de personas están atrapadas porque el principal enlace por carretera ha resultado dañado. Creemos que se han acabado la mayoría de las provisiones de los pueblos y necesitan suministros", ha añadido.
El nivel de las aguas ha empezado a descender en algunas zonas del norte, pero en otras áreas desprovistas de masa forestal las inundaciones continúan aislando a comunidades enteras. Entretanto, más de un millón de vecinos de la provincia de Sindh (sur) han sido desalojados, aunque podrían ser más porque el punto álgido de las crecidas todavía no ha llegado al mar.
Los soldados lamentan que muchos damnificados son reacios a abandonar sus casas, lo cual complica las labores de rescate. Por otro lado, las organizaciones caritativas relacionadas con los milicianos están aprovechando el vacío dejado por el Gobierno y están atendiendo a miles de afectados.