Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OCU avisa de que muchos cosméticos no son naturales, aunque así se publiciten, y publica la lista de productos naturales

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha alertado de que muchos cosméticos no son naturales, aunque así se publiciten, y ha publicado la lista con los principales productos naturales del mercado, así como los ingredientes de origen natural.
"Muchos fabricantes conscientes de la gran demanda de productos naturales, intentan enmascarar sus productos para hacerlos más atractivos. Y pueden hacerlo, ya que por ahora no hay legislación, ni definición legal para la cosmética natural. La legislación Europea establece unos criterios comunes sobre las alegaciones de cosméticos, respecto a la veracidad y honestidad de estos reclamos, pero no hay ninguna definición específica para los términos 'bio', 'eco', 'natural' u 'orgánico', que sería lo adecuado", ha explicado.
Así, la OCU ha recordado que existen diversos sellos o certificaciones privadas, de diferentes países europeos, a los que los fabricantes de cosmética natural pueden adherirse de manera voluntaria, siempre que cumplan los requisitos de la certificación como, por ejemplo, que no utilicen ni siliconas, ni parafina ni otros derivados del petróleo y sí un alto porcentaje de ingredientes de origen natural.
También se fomenta que un porcentaje de los ingredientes naturales sea de producción ecológica. Los sellos más conocidos son Cosmebio, Ecocert, BDIH, Natrue, y recientemente se ha creado la certificación Cosmos (que agrupa muchos de estos sellos).
PRODUCTOS QUE DESVELAN QUE UN COSMÉTICO NO ES NATURAL
En este sentido, la OCU ha informado de que un cosmético no es natural cuando en la etiqueta aparezcan conservantes que liberan formaldehído (DMDM hydantoin, imidazolidinyl urea, diazolidinyl urea), bronopol, parabenos, algunos pueden ser disruptores endocrinos y antimicrobianos (BHT, BHA, triclosán) y sales de aluminio (antitranspirantes); paraffinum liquidum, derivados del petróleo o aceites minerales; siliconas (dimeticona); SLS o SLES (tensioactivos aniónicos); propilenglycol (humectante); PEG, polietilenglicol (emulsionante); DEA, (Dietanolamina), MEA (Monoetanolamina) y TEA (Trietanolamina); Ftalatos (en lacas); filtros UV químicos como Ethylhexilmetoxicinnamate; y colorantes o fragancias sintéticas.
Asimismo, la OCU ha explicado que para saber si los cosméticos son naturales existen 3 pistas: los sellos o certificaciones, comprobar que no aparezcan los ingredientes sintéticos y además verificar que sí incluyen en su composición los ingredientes deseables. Los extractos vegetales suelen venir escritos en latín y cuanto antes aparezcan en la lista, mejor, significa que están en mayor cantidad.
Los productos naturales con el aloe barbadensis, calendula officinalis (extractos vegetales); prunus amygdalus dulcis oil (aceite de almendra); helianthus annuus oil (aceite de girasol); argania espinosa (aceite de argán); butyrospermun parkii (manteca de Karité); simmondsia chinensis (de jojoba); y theobroma cacao. Otros ingredientes que no son vegetales, pero sí naturales son panthenol (vitamina B5), tocopherol o tocopheryl acetate (vitamina E), dióxido de titanio y óxido de zinc (filtro UV y astringentes en cremas para irritaciones).