Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCDE revisa al alza sus previsiones de crecimiento

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha mejorado en nueve décimas su previsión de crecimiento para la eurozona en 2009 por la mejora del entorno económico, y prevé una contracción del PIB de la zona euro del 3,9 por ciento frente la anterior estimación del -4,8 por ciento.
Además, la OCDE estima que la eurozona recobrará la senda del crecimiento durante el tercer trimestre, con un crecimiento del 0,3 por ciento, tras cinco trimestres consecutivos con crecimientos negativos en tasa intertrimestral.
En su actualización de las previsiones económicas para los países de la organización, la OCDE mantiene su previsión de crecimiento para 2009 en EEUU en el -2,8 por ciento y mejora notablemente la estimación para las grandes economías de la zona euro, como Francia con una mejora de nueve décimas (-2,1 por ciento) y Alemania, cuya economía se contraerá un 4,8 por ciento, 1,3 puntos menos que en la anterior previsión (-6,1 por ciento).
Presencia de "vientos contrarios"
El responsable económico de la organización, Jorgen Elmeskov, ha explicado que durante los pasados meses las noticias sobre la situación económica fueron favorables en su mayor parte, lo que motivó la revisión de las expectativas de crecimiento de la institución, que no obstante, se remite al próximo informe de noviembre para establecer las previsiones definitivas.
Las nuevas previsiones de la OCDE apuntan a una recuperación de la economía más temprana que lo previsto anteriormente, aunque la institución precisó que la existencia de "numerosos vientos contrarios" implican que el ritmo de la recuperación "será modesto durante algún tiempo".
Elmeskov ha apuntado a la existencia de "notables mejoras" en el sistema financiero gracias al descenso del coste de la financiación del mercado, el estrechamiento de los diferenciales de bonos corporativos y un repunte de los mercados de valores, además de una moderación en el endurecimiento de los estándares crediticios, aunque, no obstante, precisó que los prestamos siguen descendiendo y que aún existen "preocupaciones" sobre el estado del sistema.