Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCDE ve el futuro económico español 'menos negro'

España decrecerá en 2010, pero menos. Esto es en resumen lo que sostiene la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que ha mejorado su previsión de crecimiento de la economía española para el próximo ejercicio 2010. Según los últimos datos el PIB decrecerá un 0,3 por ciento, lo que supone una mejora de seis décimas con respecto al -0,9 por ciento que estimaba hace unos cinco meses.
De este modo, la previsión difundida por la OCDE coincide con la estimación recogida en el cuadro macroeconómico del Ejecutivo español. No obstante, para 2011 el organismo es menos optimista y afirma que el PIB crecerá la mitad de lo contemplado por el Gobierno, es decir, el 0,9 por ciento frente al 1,8 por ciento que estima el Ejecutivo.
En cuanto al empleo, la OCDE sitúa la tasa de paro en 2010 en el 19,3 por ciento, tres décimas menos que en la anterior revisión y en el 19 por ciento para 2011. Así, el déficit del Estado será del -9,6 por ciento del PIB este ejercicio y descenderá hasta el -8,5 por ciento el año que viene y al -7,7 por ciento en 2011. En este sentido, el organismo advierte a España que el ajuste previsto de la política fiscal debería permitir a la economía "recuperarse más firmemente".
Comparaciones

La previsión de crecimiento para España, aunque mejor que la anterior proyección, es la más baja del resto de países que forman la OCDE. En el caso de la Unión Europea, la previsión es de un crecimiento del 1,2 por ciento el año que viene y del 2 por ciento en 2011, muy alejadas de los registros de España.

La OCDE mejora en general sus perspectivas sobre la actividad de sus países miembros, al calor del empuje de las grandes economías emergentes, en particular de China, y confirma un mayor dinamismo de Estados Unidos que de la zona euro o de Japón.