Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva York endurece su ley antitabaco

Fumando en las calles de Nueva YorkReuters
La normativa, ha sido aprobada por 36 votos a 12, y ahora deberá ser firmada por el alcalde, Miochael Bloomberg y afectará a los más 1.700 parques públicos de la ciudad y a sus 22 kilómetros de playas. Una vez que sea ratificada entrará en vigor 90 días después.
Fumadores indignados
Para los partidarios del tabaco estas restricciones suponen una intromisión en las libertades individuales ya que según afirman en los espacios abiertos no se perjudica a los no fumadores. "Con este tipo de restricciones nos dirigimos hacia una sociedad totalitaria", ha afirmado Robert Jackson, concejal demócrata del distrito de Harlem. Con este tipo de medidas, Nueva York alcanza a otras ciudades como San Francisco o Chicago en su cruzada en contra de fumar en público.
350.000 fumadores menos
Uno de los propósitos de Bloomberg es la lucha sin cuartel contra el tabaco. "Nuestros esfuerzos de los últimos nueve años han dado lugar a más de 350.000 fumadores menos y ha contribuido a que los neoyorquinos vivan una media de 19 meses más que en 2002", añadió el alcalde en su comunicado. Desde 2003 en Nueva York no se puede fumar en restaurantes y bares, lo que incluso afecta muy a menudo a las terrazas de los locales y a las zonas de la calle cercanas a sus puertas.