Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Nostalgia y justicia" en la reedición de Rocktiembre, este sábado en Las Ventas

Este próximo sábado 17 de septiembre más de 10.000 personas se reunirán en la madrileña Plaza de Toros de Las Ventas para celebrar el legado y la vigencia de un grupo de bandas de rock que marcaron una época muy intensa de la música española, la comprendida entre finales de los setenta y los primeros ochenta del siglo pasado.
Bandas como Barón Rojo, Burning, Ñu, Topo y Coz, que en 1978 participaron en la Plaza de Toros de Vistalegre en la edición original del festival Rocktiembre y que ahora vuelven a reunirse, 38 años después, para una segunda acometida repleta de nostalgia a la que también se suman los Asfalto de Julio Castejón.
"En esta reposición hay cierta nostalgia pero también un acto de justicia con una generación que alumbró el rock en España", recalca Castejón a Europa Press, al tiempo que destaca que todos los nombres del cartel "están totalmente en activo y en buena forma", a pesar de permanecer lejos de los grandes medios. "Este es un homenaje al rock español en general y de Madrid en particular", apostilla.
Sobre ese "acto de justicia", no puede evitar Castejón rememorar que el declive de popularidad de todas estas bandas fue "un despropósito por parte de quienes manejaban el negocio de la música de la música, porque no lo comprendieron y no se dieron cuenta del potencial que había". "En el 81 aparece La Movida, hay tres o cuatro personajes importantes que se encargan de difundirlo a través de Radio 3 y se crea algo que no existía en la calle", subraya.
"Que no nos cuenten historias, la Movida no existía en la calle, los que estábamos ahí y tocábamos en los festivales éramos nosotros", reitera, para después recordar que en la edición original de 1978 Asfalto no participó porque tenían "ya contratada esa fecha en otro sitio", debido a que había una "gran demanda de bandas de este tipo, porque era lo que la gente quería y lo que estaba realmente en la calle".
En esta línea, zanja la cuestión: "No se potenció aquello y llegó otra cosa. El pop es colorido y vende producto, pero la chupa del rockero cuanto más vieja mejor. Y el rock incomoda al poder... está muy bien cantar eso de que te pasas el día bailando agitando la coctelera en lugar de enseñar a tu hijo a amar la libertad. Qué tontería, ¿no? ¿Quién quiere escuchar eso?".
REUNIÓN EN LAS VENTAS
Volviendo la mirada al presente, Castejón plantea que "la mayoría de la gente" va a ir este sábado a Las Ventas "por un ejercicio nostálgico" y para darles "un aplauso a todos por haber sobrevivido". "El público no va a ir a vernos a nosotros, sino a encontrarse con ellos mismos", agrega, para luego apuntar que tiene ganas de sentirse en "medio" de su "generación".
"Somos una generación de músicos que hemos entregado la vida por la música sin excesivo premio. Aunque tenemos el afecto de nuestros seguidores, que es el verdadero premio. Nuestra gente es gente que cree tu honestidad, ve tu trayectoria, que el año que viene en Asfalto son 45 años -habrá celebración el 4 de febrero en Madrid-. Eso da credibilidad a nuestra propuesta", reflexiona.
Así, define a Barón Rojo como "la más grande banda de rock española", mientras que se refiere a Topo como "un grupo genial con una musicalidad tremenda". Tras apuntar a Coz como un "grupo un poco Guadiana", añade que Burning es la "perseverancia de Johnny por sostener una idea con su carisma", y remacha afirmando que José Carlos Molina de Ñu es "uno de los grandes de la música de este país". "Cuando le vi la última vez le dije 'tú tenías razón y nosotros no'", concluye.