Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Normalidad en los vuelos de Spanair, a pesar del paro en Palma de Mallorca

El comité de empresa de Spanair en Palma de Mallorca ha convocado este viernes a los 700 trabajadores de este centro a hacer un paro para exigir unas "condiciones justas de traslado" de la sede de esta compañía aérea desde la capital balear a Barcelona. Traslado que según aerolínea comenzará a ser efectivo a partir del 15 de septiembre.
El Govern de Baleares se ha unido a las peticiones del Comité de Empresa de la aerolínea para instar al Gobierno central a que medie para aplazar el traslado a Barcelona de los trabajadores de la compañía en Palma. Quieren por lo menos que se amplíe "seis meses" el periodo de consultas del expediente de movilidad presentado por Spanair para volver a sentarse ambas partes, dirección y empleados, y conseguir un nuevo espacio de negociación.
De momento la huelga no está causando problemas, no se ha cancelado ningún vuelo y apenas hay retrasos. Los servicios mínimos decretados son de un 44 por ciento de la plantilla y la compañía ha asegurado que los "puestos clave" están cubiertos, por lo que no se prevén problemas. Además, la compañía mantiene en reserva "dos o tres aviones" por si fuera necesario su uso para reorganizar la programación.
"Mejorar" la indemnización
La Dirección de Spanair ha mostrado este viernes su disposición a "mejorar" la indemnización de 20 días por año trabajado durante 12 mensualidades (mínimo marcado por la Ley) ofrecida en un primer momento a los trabadores de Spanair de Palma que no deseen acogerse a los traslados a Barcelona y decidan rescindir voluntariamente su contrato.
Argumentan que la aerolínea "está en crisis" y, por tanto, no se alcanzarían las mismas condiciones pactadas en el ERE aprobado el pasado 9 de diciembre de 2008 y en el que se acordó 35 días por año trabajado.
Además han adelantado que no se van a negociar mejoras salariales para quienes acepten trasladarse. No obstante, la dirección ha apuntado que sí se puede plantear una pequeña mejora de la paga de 3.000 euros que la aerolínea dará a aquellos trabajadores que se gestionen el traslado y la búsqueda de una vivienda en la ciudad Condal.
Huelga los lunes y viernes
El paro es de carácter indefinido y se repetirá todos los lunes y viernes de cada semana, que son los días en que se producen más enlaces entre Son Sant Joan y el resto de aeropuertos europeos, siempre con el objetivo de expresar el rechazo de los trabajadores a la postura inamovible adoptada por la empresa, que se niega a negociar los traslados a Barcelona, que afectan a 480 empleados. Dato que la aerolínea reduce a 382.