Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Normalidad en Melilla en la víspera del bloqueo de materiales de construcción y trabajadores

Melilla empieza la semana con normalidad en la frontera, por donde han pasado sin problemas los productos que comerciantes marroquíes exportan a la ciudad española, pero esto puede cambiar este martes con el anunciado bloqueo de materiales de construcción y de trabajadores marroquíes, en concreto más de mil empleadas de hogar contratadas por melillenses, un boicot que el miércoles se extenderá a pescado, verduras y frutas.
Según anunciaron los dirigentes de estas organizaciones, Abdelmonaim El Chouki y Said Chramti, los bloqueos se retomarán desde el martes a las 23.00 horas, impidiendo que los camiones que transportan materiales de construcción no crucen durante 15 días y desde el miércoles pescados, frutas y verduras hasta el sábado 21.
A ello hay que unir por primera vez, la decisión de estas asociaciones de negar la entrada a Melilla de las más de mil mujeres que cada mañana cruzan la frontera para desarrollar su labor como empleadas de hogar, donde están contratadas legamente a través de la Seguridad Social.
Contra "agresiones racistas"
Durante la comparecencia de Chouki y Chramti, éstos estuvieron acompañados por un melillense de nacionalidad española, Milud Mohamed, que quiso negar que el pasado miércoles fuera detenido por tráfico de drogas sino por "resistencia a la autoridad" después de una discusión con un agente por el estado de conservación de su pasaporte. Milud dijo que fue agredido en la boca por la policía y que incluso está siendo perseguido por "la secreta".
Los activistas pusieron este caso como ejemplo de lo que consideran "agresiones racistas" por parte de la policía española, motivo que ponen como justificación para continuar con estas protestas, a pesar d que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció que viajará el próximo lunes 23 de agosto a Rabat para entrevistarse con su homólogo Taieb Cherkaoui e intentar zanjar el conflicto fronterizo que mantienen España y Marruecos en los puestos fronterizos de Melilla.
"Viejos conocidos de las autoridades"

Mientras, el Gobierno de Melilla cree que Rubalcaba debe reclamar "explicaciones" a Rabat sobre la tensión actual en la frontera cuando viaje el próximo 23 de agosto a ese país, más que ofrecer él aclaraciones sobre la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) en la zona.
"Lo que el señor Rubalcaba tiene que hacer es más que dar explicaciones, pedir al Gobierno marroquí explicaciones de qué es lo que está ocurriendo, por qué lo está consintiendo y qué es lo que persigue", ha afirmado el portavoz del Ejecutivo de Melilla, Daniel Conesa, en declaraciones a 'Onda Cero'.
A su juicio, resulta "intolerable" que desde el Gobierno marroquí se les acuse de cometer "actuaciones racistas".