Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu: "El terrorismo no determinará las fronteras de Israel"

NetanyahuReuters
El primer ministro ha dado su pésame a las familias de las víctimas y, durante su conversación en el avión con su ministro de Defensa, Ehud Barak; el jefe del Shin Bet (el servicio de seguridad interna de Israel), Yuval Diskin; y el jefe del Estado Mayor, el teniente general Gabi Ashkenazi, ha ordenado al aparato de seguridad que "actúe contra los asesinos sin ninguna restricción diplomática" y que "actúe con contundencia contra quienes los enviaron".
Fuentes oficiales han indicado que aunque Netanyahu está furioso por los asesinatos, no tiene intención de cancelar el viaje y volver a Israel. El ataque se produjo en la carretera 60, cerca del asentamiento de Kiryat Arba, al este de Hebrón, y causó la muerte por disparos de dos hombres y dos mujeres, una de ellas embarazada, que se desplazaban en un vehículo.
Tras el suceso, tres grupos se han atribuido la responsabilidad de las cuatro muertes, aunque el Gobierno israelí da más credibilidad a la del brazo armado de Hamás, las Brigadas Al Qassam. Los otros dos son las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, vinculadas a Al Fatá, el movimiento del presidente palestino, Mahmud Abbas, y un grupo palestino llamado Brigadas de Al Haq.
El Ejército israelí ha aumentado el nivel de alerta por temor a que otros terroristas palestinos intenten llevar a cabo más atentados en los próximos días con el fin de torpedear las conversaciones de paz directas entre Netanyahu y Abbas que han comenzado este miércoles en la Casa Blanca.
Para el ministro de Defensa hebreo, "éste es un incidente muy grave". "El Ejército y las fuerzas de seguridad israelíes harán todo lo que puedan para capturar a los asesinos", ha recalcado. Barak ha asegurado que "Israel no va a permitir que los terroristas levanten la cabeza" y "se vengará de los asesinos y de quienes los enviaron".
Reunión con Hillary Clinton
La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, se ha reunido por separado con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, quienes reanudarán este jueves en Washington las negociaciones directas de paz.
Los encuentros mantenidos por Clinton con los líderes israelí y palestino han estado marcados por la muerte por arma de fuego de cuatro colonos judíos en la localidad de Hebrón, Cisjordania. Un ataque reivindicado por Hamás y condenado por la secretaria de Estado norteamericana.
Cesión de una parte de Jerusalén a Palestina

La partición de Jerusalén, un asunto central en el conflicto entre israelíes y palestinos, incluiría un "régimen especial" para gestionar los lugares sagrados de la ciudad, según ha declarado Barak.
"Jerusalén Este y doce barrios judíos que acogen a 200.000 residentes serán nuestros. Los barrios árabes en los que viven cerca de un cuarto de millón de palestinos serán suyos", ha explicado el ministro, que ha contribuido a allanar el camino a la cumbre de este miércoles en la Casa Blanca entre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abbas.
La propuesta de Barak de establecer dos ciudades y crear un régimen especial en los lugares sagrados recuerda a un plan que presentó el predecesor de Netanyahu en el cargo, Ehud Olmert, durante las conversaciones de paz que mantuvo con Abbas, que fracasaron hace casi dos años.
Netanyahu y Abbas, cara a cara
Netanyahu, por su parte, ha dicho que durante su encuentro cara a cara con Abbas insistirá en que cualquier acuerdo final de paz deberá reconocer el derecho de Israel a "confrontar este tipo de terrorismo y otras amenazas".
El líder israelí ha señalado además de que respaldará la creación de un Estado palestino en Cisjordania y en la Franja de Gaza, pero sólo si ambas son desmilitarizadas.
Las negociaciones de paz directas entre israelíes y palestinos, que se reanudarán este jueves en Washington por primera vez en 20 meses, se podrían enfrentar al problema de los asentamientos judíos en los territorios palestinos ocupados, ya que el 26 de septiembre vence la moratoria de diez meses impuesta por el Gobierno israelí a la construcción de nuevas viviendas en las colonias hebreas en Cisjordania.