Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu se enfrenta al programa nuclear iraní y a la crisis económica

Dos meses después de las elecciones parlamentarias, el líder del Likud tomas las reindas de Israel. Este miércoles se ha celebrado la ceremonia oficial de la toma de posesión de Benjamin Netanyahu como nuevo jefe del Gobierno israelí. En el acto, Netanyahu, cuyo Ejecutivo con 30 ministros es el más amplio de la historia de Israel, ha señalado como prioridades la lucha contra la crisis económica y el programa nuclear iraní. Además, Netanyahu ha llamado a la unidad nacional aunque no ha hecho referencias a la creación de un Estado palestino.
Netanyahu tiene por delante una difícil misión: intentar superar las diferencias entre los seis partidos socios de la coalición y así poder hacer frente a lo que, según el nuevo primer ministro, van a ser sus dos prioridades, a saber: Irán y la crisis económica. La ceremonia del traspaso de poderes se ha celebrado en la residencia presidencial en Jerusalén un acto al que también ha asistido la familia de netanyahu, su mujer y sus dos hijos.
El martes, tras jurar el cargo, en su discurso ante la Kneset (el Parlamento israelí) Netanyahu obvió el tema de un estado palestino. Por eso, este miércoles, en su toma oficial de posesión, el presidente israelí, Simón Peres, le ha querido recordar que el mundo espera y apoya la creación de un Estado palestino. Por lo menos, esa es la solución por la que abogan el gobierno estadounidense y la Unión Europea. Sin embargo, Benjamin Netanyahu, que ya estuvo al frente del gobierno de Israel entre 1996 y 1999, no ha hecho alusiones al respecto.